La familia asegura que hubo infiltrados

El tío de Nicolás Carrasco -uno de los jóvenes asesinados en junio de 2010- afirmó que existió una “mano negra” en los enfrentamientos de ayer. Indicó que la policía tomó fotos de los manifestantes, desde la cúpula policial negaron el hecho. La APDH confirmó que no hubo detenidos.

#

Foto Agencia Bariloche

Bariloche

Juan Carlos Curaqueo, tío de Nicolás Carrasco -uno de los jóvenes asesinados el pasado 17 de junio, durante la represión policial-, aseguró que “hubo infiltrados de la Policía” y “una mano negra” en los incidentes que provocaron el incendio en la Unidad Regional III.

El familiar dialogo con ANBariloche y aseguró que la “actitud de intimidación” de los efectivos se inició cuando “desde las ventanas de la Comisaría fotografiaban a los manifestantes”. Según su versión el ataque se produjo por la actuación de “infiltrados”.

Curaqueo informó que para esta movilización no se había dispuesto la realización de pintadas, tal como en las últimas marchas, y que el clima era “totalmente pacífico”.

En un comunicado La Multisectorial contra la Represión e Impunidad de Bariloche, denunció que “inmediatamente después del incidente en el centro cívico advertimos un nuevo operativo cerrojo de la policía en los barrio de El Alto”.

Entre los rumores de posibles detenidos durante el conflicto, el abogado de la APDH Rubén Marigo confirmó que “no hubo detenidos” hasta el momento. En horas del mediodía de hoy habrá una reunión con los familiares de las víctimas para poder esclarecer qué es lo que sucedió.

Además, contrariamente a la versión policial destacó que el grupo BOA tuvo una actitud intimidatoria y afirmó que se detuvo a varios jóvenes.

Por su parte, el Comisario General Edgardo Pérez, titular de la Unidad Regional III de Policía, descartó que efectivos hayan fotografiado a los manifestantes.

rionegro.com.ar


Comentarios


La familia asegura que hubo infiltrados