La fiesta interminable

CIPOLLETTI (AC).- Anoche la fiesta de la Concertación era indescriptible. Al cierre de esta edición había llegado el reelecto mandatario Miguel Saiz y en el comité de avenida Alem era la figura excluyente. Al principio de su mensaje agradeció el apoyo que le dio la ciudad.

En la movilización hubo incontables banderas rojiblancas, pancartas de Saiz, carteles del MPP, algunos con el rostro del fallecido presidente del partido Julio Salto, cientos de autos a bocinazo limpio, cartelones de Convocatoria, tres cuadras de gente a pie cantando y bailando y de remate fuegos artificiales a todo color.

La plaza San Martín estuvo copada por los victoriosos que vivaban a Saiz y le dedicaban el triunfo a Arriaga y Pichetto «que lo miran por tevé». Luego la cantata de la victoria se trasladó a la avenida Alem con Saiz orgulloso por el logro luego de 15 años de frustraciones. Se veía a gente de todas las clases sociales, y al menos al momento de escribirse estas líneas, en puntos de la periferia, no se habían producido incidentes con las facciones adversarias.

Los radicales Marta Milesi y Hugo Medina, abrazados, exultantes, dijeron que el triunfo es el corolario «de todo lo que hace el gobernador Saiz para los cipoleños».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Apoyar el periodismo de calidad es fundamental para mantener una sociedad informada y construir una democracia sólida.

Quiero mi suscripción

Comentarios