La fiesta se pone en marcha en el Municipal

La 28ª edición larga a las 15 desde el balneario neuquino. Son 58 kilómetros y finaliza en Roca.

NEUQUEN (AN).- Se acabó la espera. Hoy a las 15, cerca de un centenar de canoas saltarán al Limay para poner en marcha una nueva edición de la Regata del Río Negro. La primera etapa tendrá una extensión de 58 kilómetros y unirá al balneario Municipal de esta capital con Roca.

En total serán seis parciales y la llegada se producirá el 17 del corriente en el Club Náutico La Ribera de Viedma, organizador de esta tradicional competencia, conocida como la más larga del mundo.

Los palistas permanecieron concentrados hasta ayer en el predio del club Ceppron y el Municipal. Están los mejores exponentes del país, que se repartirán en las divisiones K-1 y K-2 seniors, K-2 juniors, K-2 mujeres, K-1 y K-2 másters y mixtos.

Una de las modificaciones de esta edición estará precisamente en la largada, que si bien mantiene el punto inicial del balneario Municipal, tendrá un paso por los clubes capitalinos en los primeros 1.000 metros del recorrido. "Tomamos está decisión para que la gente de Neuquén pueda apreciar más tiempo la prueba", dijeron desde la comisión organizadora.

Los antecedentes marcan que el promedio general es de aproximadamente 15 kilómetros por hora, pero en algunos casos se alcanzaron los 40 km/h en las aguas del río Negro.

A la hora de los candidatos, sin dudas el cartel más grande es para Martín Mozzicafreddo (Beltrán) y Néstor Pinta (Patagones), ganadores de las últimas dos ediciones y con tres victorias en el bolsillo.

Sus últimos triunfos resultaron categóricos y por eso mantienen la chapa de favoritos, aunque hay muchos palistas regionales en condiciones de dar pelea por los lugares de privilegio.

En el 2003 también se subieron a lo más alto del podio Damián Pittao-Fernando Pércaz (juniors), Guillermo Di Renzo-Ricardo Barragán (másters), Cecilia Komacek-Fernando Milla (mixto), Vanesa Pittao-María Molinari (seniors), Damián Dossena (seniors) y Omar Linares (másters).

El club Náutico informó que la prueba contará con un servicio médico y ambulancias a cargo de Salud Pública de Río Negro hasta una hora posterior al arribo de la última embarcación en competencia. También habrá apoyo, con dos móviles vía terrestre.

Ceppron, el elegido

La comodidad de sus instalaciones, una mayor seguridad y un ambiente donde todo tiene que ver con el canoaje, provocaron que el Ceppron se convirtiera, sin que estuviera en los planes de sus directivos, en el campamento de la Regata del Río Negro.

"El año pasado fueron varios los que se instalaron acá, pero esta vez nos superaron. Empezaron a llegar y no se le podía decir que no. Agradecemos la buena predisposición de los socios de la entidad, que por estas horas prácticamente no tienen lugar para moverse", confesó un miembro de la conducción, para "pintar" la situación.

Desde que la organización dejó los aspectos logísticos en manos de los propios participantes, cada club arma el apoyo para sus palistas de la mejor manera. El punto previsto para el campamento base era el Balneario Municipal de esta ciudad, pero la mayoría, por cuestiones de seguridad, lo descartó.

Anoche, en el asiento del Cuerpo de Bañeros Voluntarios se efectuó el sorteo del orden de largada, la reunión de delegados y se le entregó el agua a los equipos -seis litros por palista-. Algunos jefes de equipo no llegaron a horario, por el retraso que se produjo por los cortes de ruta que protagonizan los trabajadores rurales. (AN)


Comentarios


La fiesta se pone en marcha en el Municipal