La fina línea entre el éxito y el fracaso

El Barcelona ya casi tiene la Liga y el Real Madrid, la Copa del Rey. La Champions League inclinará la balanza





En la ida el Barça ganó 2-0 en Madrid. Mañana, la revancha en Catalunia.

Patadas, peleas, tarjetas, malas palabras y guerra de videos. El final del culebrón Barcelona-Real Madrid llega envuelto en un clima de tensión que deja al fútbol casi en segundo plano. La vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones europea pondrá fin mañana a la serie de cuatro clásicos en 18 días, quizás demasiados en tan poco tiempo para una rivalidad tan enconada. Después de una intensa final de Copa del Rey, el 2-0 con el que el Barcelona se impuso el miércoles al Madrid en el Santiago Bernabéu por la ida de la Champions, fue áspero en la previa, en el transcurso y también después. Barcelona y Real Madrid cruzaron denuncias ante la UEFA. El primero por las palabras de Mourinho. El segundo por lo que considera simulaciones de los jugadores azulgrana en busca de tarjetas. El club blanco fabricó un video con el que pretende demostrar que Pepe ni siquiera tocó a Dani Alves en la jugada de la expulsión. El Barcelona respondió con otro en el que las primeras imágenes son pisotones de jugadores del Madrid. Ahora bien, a la hora del fútbol la necesidad de supervivencia y la obligación de una remontada blanca disparan varios interrogante. ¿Cómo jugará el Real Madrid mañana? ¿Qué hará Mourinho? ¿Abandonará su filosofía de contención expuesta en los tres clásicos previos de las últimas semanas? ¿Realizará una apuesta ofensiva en el Camp Nou, aún con el fantasma del 5-0 de la primera rueda presente? La derrota por 2-0 en la ida obliga a “Mou” a asumir riesgos. Hasta el momento, su rechazo al control de la pelota y su apuesta defensiva condujeron a partidos cerrados y ubicaron al Real Madrid demasiado lejos del arco azulgrana. Se acerca un desafío tan importante como revelador para el Real y para su DT. El partido de mañana podrá poner en tela de juicio la fidelidad del portugués a sus principios futbolísticos, así como su capacidad para moverse en contra de la corriente. La Liga española está prácticamente en manos del Barcelona, a pesar de que el sábado cayó ante la Real Sociedad 2-1 y no pudo amplia su ventaja sobre el Madrid, quien sucumbió ante el Zaragoza 3-2. La Copa del Rey fue para los merengues y el duelo del martes, por tanto, marcará la línea entre éxito y fracaso en 2011. La tensión está asegurada. El fútbol es una incógnita.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La fina línea entre el éxito y el fracaso