La final, capítulo I

River visita esta noche a Tigres, en Monterrey, en busca del primer gran paso.

River volverá a jugar una final de Copa Libertadores. Será esta noche, cuando enfrente por el encuentro de ida a Tigres de México, en Monterrey. El partido se disputará desde las 20 hora local (22 de la Argentina) en el estadio Universitario de Nueva León, con el arbitraje del paraguayo Antonio Arias. Más de 42.000 fanáticos, todos seguidores del equipo auriazul (no habrá público visitante en ninguna de las dos finales), colmarán el estadio y, según prevé, el juego se desarrollará bajo un intenso calor. La revancha se jugará en el estadio Monumental el miércoles 5 de agosto. El reglamento de Confederación Sudamericana (Conmebol) estipula que para esta instancia decisiva no se tendrá en cuenta el doble valor del gol en calidad de visitante. Las campañas River, ganador de las ediciones 1986 y 1996, y Tigres compartieron durante la fase inicial del certamen el grupo 6. El conjunto mexicano tuvo la chance de eliminar al Millonario, al que le ganaba por 2-0, en la penúltima jornada de la sección. Sin embargo, los conducidos por Marcelo Gallardo reaccionaron en el tramo final y lograron un angustioso empate 2-2, con los tantos conseguidos por el uruguayo Rodrigo Mora y el colombiano Teófilo Gutiérrez, quien ya partió hacia el Sporting Lisboa portugués. En la fecha siguiente, la última de la fase inicial, el conjunto mexicano contribuyó a la clasificación ‘millonaria’ a la segunda vuelta, con un ajustadísimo triunfo 5-4 sobre Juan Aurich, en Perú. El equipo de Gallardo redondeó el pasaje con un amplio 3-0 sobre San José de Oruro, que representó, asimismo, el primer triunfo en seis partidos en la competencia continental. Ya en la segunda ronda de la competencia, River concretó el mejor golpe del torneo al eliminar a Boca luego de la recordada y negra noche de mayo en la Bombonera con los incidentes en la manga. En cuartos, el elenco millonario dejó en el camino a Cruzeiro de Belo Horizonte después de perder 0-1 en la ida en el Monumental y vencer 3-0 como visitante en el Mineirao. En las semifinales, en tanto, el conjunto de Gallardo sorteó el obstáculo que representó Guaraní de Paraguay, al que doblegó por un marcador global 3-1 (2-0 en la ida y 1-1 en Asunción, respectiva mente). Por su lado, Tigres, que cuenta en sus filas con los argentinos Nahuel Guzmán (ex-Newell’s) y Guido Pizarro (ex-Lanús), marginó en octavos a Universitario de Sucre, con marcadores de 2-1 y 1-1. En cuartos, el conjunto mexicano superó al Emelec ecuatoriano que conduce Omar De Felippe, al que doblegó por 2-0 de local y con el que perdió 0-1 en condición de visitante. Ya en una de las semifinales, el conjunto de Monterrey se impuso a Internacional de Porto Alegre, con un marcador global 4-3, después de perder 1-2 en Brasil e imponerse por 3-1 en México. La disputa de la Copa América postergó el desarrollo de las semifinales. Por eso, los dos equipos sufrieron cambios en sus planteles, con múltiples refuerzos que arribaron en este tramo de la temporada. Los equipos River contrató cinco jugadores y tuvo en Tabaré Viudez y Lucas Alario (autor de un gol ante Guaraní) una gran elección para los reemplazos de Ariel Rojas y Teo Gutiérrez, quienes fueron figuras en el memorable partido ante Cruzeiro en cuartos. Tigres, por su parte, sacudió el mercado al contratar al nigeriano Ikechukwu Uche y al francés goleador de la última liga de Francia con el Olympique Marsella de Marcelo Bielsa, André-Pierre Gignac, autor de un gol en la segunda semifinal ante Internacional de Porto Alegre. Viudez parece ser el elegido de Marcelo Gallardo para ocupar la plaza de volante por la izquierda, sobre la cual se mantenía la última incógnita respecto de la formación de River. En Tigres, el director técnico Ricardo Ferretti recuperará a dos titulares en la última línea, Hugo Ayala y Jorge Torres Nilo. River, participante en 30 ediciones anteriores de la Copa, se la adjudicó en dos oportunidades, en 1986 y 1996, además de haber sido finalista en otras dos ocasiones, 1966 y 1976. El equipo mexicano va por su cuarta participación y en su mejor producción llegó a los cuartos de final de la edición 2005.

copa libertadores

Un rato de diversión. Ponzio vuelve al equipo tras la suspensión.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora