La firme amistad Verani-Arriaga ya es historia



CIPOLLETTI (AC).- "Destruye con estas expresiones lo que puede ser su propia imagen política" dijo ayer el ex gobernador Pablo Verani refiriéndose al líder del Frente Grande, Julio Arriaga, en respuesta a las críticas de este último sobre el mandatario Miguel Saiz.

Verani cuestionó las manifestaciones de Arriaga de que Saiz "no decide nada", ni tiene conducción, entre otros conceptos. "Yo siento aprecio personal por Arriaga pero lamento sus exabruptos", mencionó.

"La forma de hacerlo, el tono y la falta de fundamentos de las críticas con expresiones muy poco felices no hablan bien de Arriaga", sostuvo Verani en declaraciones a LU19.

"Este Arriaga es más parecido a los raptos de furia de Carlos Soria (intendente de Roca) que al Arriaga que yo conocí. A lo mejor la "sociedad" le está haciendo mal", aventuró, en relación a la alianza que se está gestando entre el PJ y el Frente Grande.

Sobre esta alianza consignó que ya se han distribuido los cargos y dio a entender que se hizo a espaldas de la gente de esas dos fuerzas. Para el caso, con Arriaga como candidato a diputado nacional en el 2005, "la fórmula Pichetto-Arriaga para la gobernación" en el 2007 "previo a una encuesta", Carlos Soria "senador número uno", "una señora del Frente Grande como número dos", y Juan Carlos Del Bello "como primer candidato a diputado nacional".

"Yo no veo mal las alianzas. Lo que sucede es que la inestabilidad ideológica es muy común y ha sido una especie de conducta en Arriaga", señaló Verani, mencionando luego las distintas vertientes partidarias por las que transitó el ex intendente cipoleño y sus diversas apoyaturas a candidatos a presidente.

"Arriaga le dice a Saiz lo que debería decirse a sí mismo mirándose al espejo en cuanto a su conducta política. Su actitud denota una irregularidad en su permanencia y coherencia de ideología y norte políticos. Y eso no se puede tapar con el disfraz del pragmatismo", significó.

Esto -proclamó Verani- "porque cuando el pragmatismo es a costa de tantas idas y vueltas de los propios principios se termina no teniendo ni principios ni pragmatismo".


Comentarios


La firme amistad Verani-Arriaga ya es historia