La fiscalía pidió 12 años por un presunto abuso

Terminó el juicio por un controvertido caso que se denunció en el 2008. La víctima, de 10 años e hija del imputado, murió meses después por otras causas. La defensa pidió absolución.




Archivo

NEUQUÉN (AN)- La fiscalía pidió 12 años de prisión para un hombre acusado de abusar sexualmente de su hija durante al menos dos años, mientras que la defensa solicitó la absolución. La niña murió casi un año después de denunciados los hechos por una infección que no tendría relación con las vejaciones. La sentencia se conocerá el lunes 28. El caso tiene varias aristas complejas. Por ejemplo, cuando se presentó la denuncia por abuso los médicos revisaron a la niña, por entonces de 10 años, y dictaminaron que no había sido penetrada. Meses después, cuando falleció y le hicieron la autopsia, otro médico encontró señales de penetración. Durante ese período, el acusado no había tenido contacto con la menor. Según pudo saber “Río Negro”, en la audiencia de ayer el fiscal Rómulo Patti pidió 12 años de prisión para el imputado por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante por su duración en concurso ideal con coacción, ya que, según dijo el fiscal, el acusado obligó a su hija a que no contara nada. En cambio el defensor Ricardo Mendaña solicitó la absolución y centró sus cuestionamientos en la cámara Gesell, único registro que quedó con la palabra de la niña relatando los hechos. Las fuentes consultadas por este diario indicaron que en las tres jornadas de juicio oral realizadas a puertas cerradas declararon gran cantidad de profesionales médicos y psicólogos que entrevistaron a la víctima, y también se observó el video de la cámara Gesell con la declaración de la niña. Explicaron los voceros que por un leve retraso madurativo, la niña no pudo dar precisiones sobre las fechas en las que habrían ocurrido los abusos. De acuerdo con la acusación fiscal, sucedieron entre 2006 y noviembre de 2008. En agosto de ese año, los padres se separaron y acordaron un régimen de visitas sin pernocte. En noviembre de 2008 el juzgado de Familia que intervino en el divorcio dispuso que la niña podía quedarse a dormir con su padre fin de semana por medio. Pero un día antes de que se concretara el primero de esos encuentros surgió la denuncia por el presunto abuso sexual, y el hombre perdió todo contacto con su hija. En agosto de 2009 la jovencita ingresó al hospital con una infección y falleció. Se le practicó la autopsia, y en esa ocasión el médico detectó un presunto acceso carnal que los profesionales que la habían revisado antes no vieron. Se supo que el médico intentó rectificar su informe y dijo que podría haberse equivocado.


Comentarios


La fiscalía pidió 12 años por un presunto abuso