“La flexibilidad del Fondo con el gobierno solo se explica por razones políticas”



Exponente de una generación joven que busca abrirse camino en la escena pública, Itaí Hagman es economista y pre candidato a Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aíres. En dialogo con PULSO, evaluó la dinámica de la actual política económica, y las perspectivas respecto al país que recibirá la próxima gestión de gobierno nacional.

PREGUNTA: ¿Logró finalmente el gobierno controlar el dólar?
RESPUESTA: La crisis cambiaria continúa. Suele haber lapsos en que se logra cierta estabilidad en la cotización del dólar, como ha sucedido el último mes. Pero basta ver la pérdida sistemática de Reservas del Banco Central (BCRA), para comprobar que la crisis externa en Argentina sigue vigente.

P: Esa crisis ¿Es producto de la política actual?
R: A mi entender se debe a una causa estructural de este modelo económico, no puntualmente a la política monetaria aplicada desde septiembre. Esa causa es que las bases del modelo son la desregulación financiera y de la cuenta capital, y el financiamiento vía deuda. Con ese esquema, que permite la salida de divisas, y especialmente la ‘fuga de capitales’, en algún momento sucede este tipo de estrangulamiento. La característica saliente en este caso, es la asistencia extraordinaria del Fondo Monetario Internacional (FMI), que autorizó al gobierno y al BCRA a modificar la política monetaria cuatro veces en seis meses, y ello es lo que hoy permite cierto marco de estabilidad.

P: ¿Es un ‘éxito’ del gobierno haber logrado el aval del FMI para vender Reservas en el mercado cambiario?
R: Es notable, porque es la primera vez que un gobierno logra que el FMI flexibilice un acuerdo, no una vez, sino varias veces. Desde el primer acuerdo hace un año, ya hubo al menos tres renegociaciones y otros tantos cambios en la política monetaria. EL FMI le ha entregado a la Argentina el acuerdo más grande de la historia, lo ha colocado prácticamente como el principal deudor del organismo, y le ha permitido una y otra vez modificar los términos del acuerdo a fin de mantener la estabilidad. Ello solo se explica desde un punto de vista político. Es evidente que el FMI busca sostener a toda costa al gobierno de Cambiemos.

P: La decisión de vender Reservas hoy para contener el dólar ¿condiciona al próximo gobierno?
R: En el último mes se perdieron Reservas por más de u$s 10.000 millones. Es evidente que esta dinámica dejará al gobierno próximo, sea del color que sea, con un menor margen de maniobra para atender el frente externo. El punto es que la decisión no tiene sustento económico, sino político.

P: La inflación bajó en abril ¿Comienza a verse el resultado de la ‘emisión cero’?
R: El pico inflacionario de marzo estuvo directamente relacionado con la devaluación. Si hay estabilidad cambiaria es lógico que la inflación ceda un poco. Pero aun así se trata de una inflación altísima, aun más alta que la registrada luego de devaluación de 2018. De hecho, pese a esta baja, todavía va a ser difícil recuperar los niveles de inflación previos a la devaluación del año pasado. Naturalmente la caída del consumo y la política monetaria restrictiva contribuyen, pero para una economía en recesión y con caída del salario real, 3% mensual es un ratio altísimo. Creo que si hay un punto en que fracasó esta gestión, es en la política anti inflacionaria.

"Si se toman algunas medidas de fondo, esa situación permite pensar que hay oportunidades para una reactivación".

Itaí Hagman - Economista

P: ¿Cuál será el principal desafío para el próximo gobierno?
R: Sin duda será un gobierno que asumirá con un poder limitado. El desafío mayúsculo será la deuda externa. No solo la magnitud, sino la composición. Si bien 2020 será un año un poco más holgado en cuanto a las necesidades de financiamiento, la carga de los vencimientos con el FMI se agrava entre 2021 y 2023. Naturalmente eso va a requerir una renegociación, porque en los términos que está acordado, es imposible pagar.

P: Que Alberto Fernández sea el candidato kirchnerista ¿Es producto de esa necesidad de negociar?
R: Yo descreo un poco de estas teorías que dicen que existen ciertos ‘cucos’ para los mercados financieros. Pero si creo que la elección de Alberto Fernández como candidato obedece a la certeza de que para superar esta situación será necesario tejer acuerdos con diversos sectores, no solo a nivel político, sino también a nivel financiero y económico. El escenario es similar al del 2003, donde para sacar al país del ahogo económico, financiero y social, fue necesario un consenso muy amplio, que más tarde permitió superar el peso de la deuda y el tutelaje del FMI.

P: ¿Qué opina respecto al deterioro de los indicadores sociales de cara al próximo mandato?
R: En efecto el salario ha caído al menos un 18% en términos reales, y la pobreza se encamina rumbo al 40%. Pero también es cierto que la capacidad instalada hoy se utiliza al 50% en la industria. Si se toman algunas medidas de fondo, esa situación permite pensar que hay oportunidades para una reactivación.


Comentarios


“La flexibilidad del Fondo con el gobierno solo se explica por razones políticas”