“La Fórmula 1 quedó en la historia”

Esteban Tuero Nació: 22 de abril de 1978 (Buenos Aires). Edad: 21 años Residencia: Buenos Aires. Altura: 1,70 metro. Peso: 65 kilos. Estado civil: Soltero. Hobbies: Fútbol y kárting. Bebida preferida: Agua. Comida preferida: Asado. Cantante preferida: Eagles. Campaña: 1985 al '92: tres veces subcampeón argentino de kárting. 1993: Debuta en la Fórmula Renault y corre en Sport Prototipos. 1994: Campeón Fórmula Honda. Debuta en la F-3 Sudamericana. 1995: Campeón Fórmula 2000, en Italia. Participa en la F-3. 1996: F-3 Italiana y F-3000. 1997: Fórmula Nippon y test driver de Minardi en la Fórmula 1 1998: Fórmula 1. 1999: TC-2000.



Está claro que a veces las apariencias engañan. Para qué negarlo, más aún si uno esperaba encontrarse con alguien esquivo con el periodismo, de pocas palabras, hasta de mal genio. Grande fue la sorpresa que nos llevamos con Esteban Tuero, el último argentino que estuvo en la Fórmula 1, lo que no es poca cosa. Medido a la hora de las declaraciones, es cierto, pero totalmente dispuesto al diálogo.

Tuero, junto a su compañero de equipo en VW, Mariano Altuna, estuvo en el autódromo roquense, dando algunas vueltas arriba de un auto del Turismo Nacional con el objetivo de reconocer el escenario de la próxima presentación del TC-2000, que se concretará el domingo en medio de una singular expectativa por el buen momento y los afamados pilotos que conforman la categoría.

Mientras esperaba que los mecánicos del equipo de Cristian Tyszkiewiez terminarán de trabajar en la caja de velocidades del VW Gol que se utilizó para los ensayos, Tuero habló con “Río Negro” de su pasado, presente y futuro, sin sacarle el cuerpo a ningún tema, por más que se refiriera directamente a la Fórmula 1, de la cual se bajó sorpresivamente después de hacer toda una temporada en la máxima categoría del automovilismo mundial.

“Me aguantás un minuto. Javier (por Moreiro, el piloto cipoleño con el que supo compartir más de un escenario en la épocas del kárting) me lleva a dar una vuelta y charlamos”, pidió Tuero.

Después de cumplido ese trámite, el mismo abrió un diálogo que sirvió para descubrir a un joven tranquilo, que confía plenamente en sus condiciones y para el cual el automovilismo es importante, pero no todo. Sólo así podrá entenderse cómo se bajó de la Fórmula 1.

¿Cómo te recibió la gente del TC-2000?

– Bien. Es una categoría muy buena, competitiva al ciento por ciento. Me siento cómodo, realmente me gusta mucho. Hay un nivel de equipos y pilotos destacado.

¿Tenés ganas de seguir?

– Por supuesto, tengo muchas ganas de seguir. Recién ahora le estoy tomando la mano al auto, los resultados comienzan a aparecer y tengo expectativas de cerrar el año en los primeros lugares y arrancar el que viene de la misma manera”.

¿Cuánto tiene que ver el conocimiento de los circuitos?

– Mucho. Por eso mi visita anticipada a Roca. No conocía esta pista y como quiere venir sin dar ventajas, acá la estamos conociendo, tratando de saber algunos de sus secretos.

La llegada de Esteban Tuero al TC-2000 no pasó desapercibida. Hiciste mucho ruido y todavía los resultados no fueron muy buenos, tenés presiones

– No, para nada. Uno siempre trata de andar lo más rápido posible, de ganar o conseguir buenas clasificaciones. A lo mejor, es uno el que se presiona para hacer las cosas lo mejor posible.

Podemos hablar de la Fórmula 1

– Por supuesto. Preguntá nomás.

¿Qué fue lo mejor que te pasó en esa temporada que estuviste en la categoría?

– La experiencia que me dejó, en lo deportivo y en lo personal. En todo me gustó mucho, fue una etapa muy linda, que no me voy a olvidar nunca.

¿Es muy difícil estar en ese nivel?

– No. Es relativo, depende de como se hagan las cosas. Para algunos puede ser muy estresante, para otros lo más normal.

A casi un año de haberte bajado de un Fórmula 1, tenés ganas de volver

– Para nada. Es algo que pasó, que queda en el recuerdo para mi y para todos los que me acompañaron.

Tuero al margen, entonces, ¿qué pilotos argentinos ves en condiciones de llegar a la Fórmula 1?

– (Piensa unos segundos) Y… bueno, ahora está Gastón (por Mazzacane), parece que bastante cerca. Y después creo que hay que esperar una camada nueva, alguno que salga del kart o esté en las fórmulas menores. Si hay alguno que se destaque habrá que apoyarlo para que pueda llegar. De los que ahora están arriba, no creo que haya ninguno con condiciones de poder llegar… Reitero, salvo Mazzacane.

¿Y Fontana?

– El ya tuvo su oportunidad, no la aprovechó, no anduvo bien. Además, creo que no lo ayuda el entorno que tiene. El es un excelente piloto, condiciones tiene. El Cart puede ser una buena alternativa, ahora habrá que esperar si consigue un lugar para correr.

No te dan ganas de volver a correr en monopostos

– Me gustan muchos los autos de fórmula, me apasiona manejarlos, en especial por la sensación que te da. Pero, en Argentina lo mejor es el auto con techo, donde más competencias hay, donde están los equipos más poderosos y eso también me gusta. A lo mejor, algún día podré volver, pero por ahora está descartado.

¿Te acordás de tu primera incursión europea?

– Sí. No me voy a olvidar más de cuando fuimos con Adrián Hang y Waldemar Coronas a correr a Italia. Salí campeón en la primera temporada. Me acuerdo como si fuera hoy que soñaba con llegar la Fórmula 1, para eso empezábamos a trabajar. Sabía que era muy difícil. Lo más probable era no llegar. Pero se dio.

¿A qué apuntás en el 2000?

– Todavía no hablamos con la gente de VW, pero mi intención es seguir en el TC-2000 y en este mismo equipo. En la medida que ellos quieran, yo estoy dispuesto a seguir con ellos

Raúl Bernal


Comentarios


"La Fórmula 1 quedó en la historia"