La frontera salada hacia el este



Ver infograma

El océano Atlántico comienza a bañar nuestro país desde Buenos Aires hacia el sur. Carmen de Patagones, la ciudad bonaerense más austral, convive -puente de por medio- con Viedma, nuestra capital, y comparte la historia y sus habitantes. Casi al filo del mar en los mapas, pero distantes a treinta kilómetros, tienen una realidad más ribereña que marítima. Desde estas ciudades y a fines del 1800 se empezó a poblar la costa atlántica y lo que hoy es la ciudad de San Antonio.

El océano Atlántico se tomó varios millones de años para decidirse a quedarse en donde está. Su posición actual, después de entrar y salir de nuestra meseta patagónica, la que dibuja el contorno de nuestro país, se estabilizó hace cinco millones de años. Recién hace 480 años que aquellos movimientos fueron registrados sobre mapas en la crónica de la conquista de nuestro continente.

En 1520, exactamente el 18 de febrero, un integrante de la expedición de Fernando de Magallanes hizo el reconocimiento de la “Bahía sin fondo” llamada así no por la profundidad del mar, sino por lo mucho que se adentraba en el continente. Desde el centro de una línea imaginaria entre Punta Norte y La Lobería, el puerto de San Antonio se encuentra a 153 km hacia el este.

Prácticamente toda la provincia de Río Negro mira hacia el Atlántico desde este golfo, que a partir de aquel caluroso viernes se llamó según el santoral correspondiente: golfo de San Matías.

Muchos años después, en 1779, una expedición a este golfo al mando del capitán José Ignacio Goicoechea exploró la bahía a la que bautizó de San Antonio. En ese mismo año el piloto Basilio Villarino logró vencer los bancos de arena y entró en el río Negro. Al año siguiente hizo el relevamiento del golfo de San Matías y en 1781 descubrió la boca del río Colorado.

La relación de la región con el mar tiene tres vínculos: el turismo, el puerto de San Antonio en su actividad exportadora y la pesca. Durante un tiempo el proyecto minero de Sierra Grande, con su embarcadero de Punta Colorada, podía haber sido otra conexión que se frustró con el cierre del emprendimiento.

La ciudad costera más populosa es San Antonio Oeste, con su puerto que data de 1905. Actualmente cuenta con una población de 17 mil habitantes y tiene una importante inserción en la economía de la provincia por las actividades pesqueras y por ser el punto de salida de la producción frutihortícola hacia el exterior.

Cerca de San Antonio está el balneario Las Grutas, que con sus 2.500 pobladores estables es el que cuenta con mayores servicios turísticos y resulta particularmente el preferido por la temperatura amigable de sus aguas.

Otros balnearios, aunque más modestos en sus prestaciones, reciben también la visita de amantes de la pesca, de la fauna marina y de la severa grandiosidad del paisaje costero patagónico.

Horacio Licera


Comentarios


La frontera salada hacia el este