La fruta levantó el consumo de energía en Río Negro

La demanda industrial creció un 8% este año.

CIPOLLETTI (AC) – La actividad frutícola hizo crecer este año la demanda industrial de electricidad de Río Negro en un 8%, muy por encima del incremento del consumo en los hogares. Globalmente, entre enero y mayo pasados las ventas de Edersa aumentaron casi un 7%.

Los grandes consumidores industriales de Río Negro son apenas un puñado (no llegan a los 400), pero demandan, no sólo una importante potencia puesta a disposición, sino una cantidad de electricidad que supera holgadamente la que consumen todos los hogares y locales comerciales de la provincia.

Por esa razón, cada punto porcentual de incremento representa una gran cantidad de kilovatios hora (kWh) de consumo, con una incidencia en el resultado global de la provincia mucho más importante que los otros sectores del consumo de luz.

La actividad frutícola industrial fue creciendo en los úl

timos años y no sólo por las nuevas instalaciones, tras años de cierto estancamiento.

Sin ser grandes temporadas, el año pasado la demanda del sector industrial -que abarca además otros grandes consumos- había aumentado un tímido 4,4%, contra el 11% que subió en el mismo período el consumo comercial.

Este año la actividad mercantil disminuyó apenas su ritmo de crecimiento en la demanda de electricidad (10,5%) y, en contraposición, las industrias consumieron un 7,9% más durante los primeros cinco meses del año respecto del mismo período del año anterior.

Hasta el inicio de esta década, a los grandes demandantes de electricidad les convino celebrar contratos de abastecimiento -cuyos valores no están regulados-.

El congelamiento de las tarifas de las distribuidoras y e aumento del precio de los contratos produjo un fenómeno inverso que se mantuvo hasta que, el año pasado, el gobierno comenzó a disponer aumentos para las grandes demandas como forma de subsidio al mantenimiento de los precios para los hogares.

Con ello, los grandes usuarios fueron regresando al esquema de compra de energía por contratos con terceros, pagándole siempre el peaje al concesionario de la red, en esta caso Edersa.

Los hogares rionegrinos que entre enero y mayo del año pasado había aumentado su consumo en un 9% respecto del mismo período del 2003 siguieron subiendo su demanda, pero en una proporción menor: de sólo el 4,5%.

Edersa también es abastecedor de las dos cooperativas de electricidad que funcionan en la provincia, la de Bariloche y la de Río Colorado.

Ambas distribuidoras desaceleraron este año el crecimiento de su demanda: del 11,5% el año pasado al 7,6% en los primeros meses del 2005.

En el resultado global, entre enero y mayo pasados, Edersa entregó 420.370 megavatios hora (MWh) contra 393.166 del año anterior, lo que representa un aumento del 6,9%.

Es el mismo índice de incremento que se había registrado en la provincia en el año anterior.

A pesar de que no es en invierno sino en verano cuando la red rionegrina de electricidad se pone a prueba por los aumentos de demandas, el Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE) lanzó el mes pasado su plan de uso racional del recurso.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora