La Fuerza Aérea recién salió a buscarlo 24 horas después

El piloto desaparecido partió hace más de dos días de Bariloche.

Lo más visto



SAN CARLOS DE BARILOCHE .- El Bell 430 de Joe Lewis, matrícula LV-ZPV, piloteado por Anchi Maluf, recibió la autorización para despegar del aeropuerto local el lunes a las 19,10. Cinco minutos después salía hacia la estancia del lago Escondido, a donde debió llegar a las 19,35.

Recién 24 horas después la Fuerza Aérea puso en marcha las tareas de búsqueda. Ayer a las 19,30 se cumplieron dos días de su desaparición y las autoridades de la Fuerza Aérea aún no tenían idea de qué ocurrió con la aeronave.

El mayor José Roberto Medina, jefe del aeropuerto, informó que a la búsqueda se sumó un helicóptero Lama de Gendarmería, un Bell del Ejército y un avión Hércules C 130 de la Fuerza Aérea. Este último, por su autonomía de vuelo, puede realizar un tramado de toda la zona durante un tiempo prolongado.

“Lamentablemente no tenemos nada -señaló Medina-. Sólo pudimos determinar un sector sobre el cual se sigue la búsqueda. Pero qué pudo haber pasado, nadie lo sabe”. Pese a la falta de resultados, Medina afirmó que no pierde las esperanzas de encontrar al piloto con vida.

En cuanto a la demora, dijo que recién a las 20 del martes “recibimos la novedad del problema, cuando prácticamente ya era de noche”.

“A esa hora es imposible realizar cualquier tipo de búsqueda -agregó-. Lo que hicimos fue, a través de una secuencia de comunicaciones, tratar de tener todos los contactos posibles con estancias, Gendarmería y otras fuentes. Eso nos ha dado datos como para organizar la búsqueda, ya que varias personas habían visto al helicóptero y nos orientaron”.

Habitualmente, el plan de vuelo de cada aeronave tiene una apertura en el despegue y un cierre en el aterrizaje. En este caso se cumplió el tiempo estimado para el recorrido de Maluf, pero ni el piloto se comunicó con la torre ni la torre se ocupó de corroborar si el viaje había salido bien.

Pero Medina aseguró que al dirigirse a un helipuerto privado como el de lago Escondido no es necesaria la comunicación de cierre de plan de vuelo.

También el jefe del aeropuerto desmintió que se haya tratado de un vuelo nocturno. “Tenía una visibilidad correcta. La caída del sol acá es a las 20,05, más 25 minutos de crepúsculo. O sea que no se trató de un vuelo nocturno” manifestó.

En el ámbito aeronáutico no entienden qué pudo haber pasado. Por un lado la aeronave en cuestión cuenta con moderna tecnología para volar en circunstancias adversas, y el piloto -pese a que hace poco revistaba para Lewis- tiene gran experiencia en el manejo de estos aparatos.

En la estancia de lago Escondido aún predomina la costernación ante un incidente que estaba fuera de cualquier cálculo.


Comentarios


La Fuerza Aérea recién salió a buscarlo 24 horas después