La generosidad de los jueces salvó a Ríos

El neuquino fue superado por Carreón Huerta en el Parque Central, pero en las tarjetas lo dieron como ganador.



1
#

2
#

Fue un choque tremendo. De los más complejos que le tocó afrontar en sus 54 trepadas al tapiz. Su ojo derecho herido, sangrando y su rostro extenuado tras una feroz lucha que le fue desfavorable durante gran parte, bastan para comprender que Aldo Ríos no la pasó nada bien ante el mexicano Saúl Carreón Huerta, el sábado en un colmado gimnasio del Parque Central. Pero esta vez, el “Galán” estaba en casa y la generosidad de los jueces –que en otras ocasiones lo dejaron masticando bronca, también en compromisos internacionales– jugó a su favor y así pudo consagrarse campeón Latino de los súper ligeros del Consejo Mundial de Boxeo. Las tarjetas de Mario Pieri, Jorge Garayo y Esteban Castro coincidieron en un 96-92 a favor del centenariense (Carreón sufrió el descuento de dos puntos por infracciones, aplicadas por el árbitro Daniel Rodríguez). Fue el mexicano el que marcó el ritmo de la pelea y Ríos sólo pudo equilibrar la lucha en los primeros cinco rounds. Durante ese lapso, el neuquino aprovechó su mayor experiencia para contener el avance de su rival y hasta sacó una mínima ventaja en algún cruce. Pero en el segundo tramo de la pelea, el “Galán” se ahogó, sus manos no respondieron y la situación se le complicó más de lo esperado. Ríos jamás pudo imponer su estilo y debió lidiar con un rival complejo, que apostó a fajarse y le dio buenos resultados, sobre todo en los tres últimos asaltos que los ganó ampliamente. Afortunadamente, esta vez la suerte estuvo de su lado y el “Galán” continúa invicto en su tierra. En la tranquilidad del vestuario, cuando el fervor ya era recuerdo, Aldo se sinceró: “hasta el séptimo fue parejo y pude controlarlo. Después me ahogué”. Y agregó: “cada vez siento más la inactividad; estar varios meses sin pelear me complica, así que debo cambiar la estrategia. La idea es seguir en esta categoría, pero debo poner más atención al gimnasio. Esta experiencia me sirve para abrir los ojos y trabajar más, ya no puedo dar ventajas”. Una página que Ríos deberá borrar rápido.

A. Martínez

Ríos no pudo controlar al mexicano y en ningún momento mostró su estilo depurado de boxeo.


Comentarios


La generosidad de los jueces salvó a Ríos