“La gente lo ve como un caso de corrupción”

El analista Rosendo Fraga, ante “Río Negro” analizó cómo percibe la sociedad el procesamiento a Boudou.



#

Rosendo Fraga

EL PAÍS

El fallo del juez Griesa que obliga al pago de la deuda de la Argentina con los holdouts y la indagatoria seguida del procesamiento al vicepresidente Boudou, son dos temas que convulsionan en las últimas semanas a la opinión pública. Sin embargo, los efectos en la sociedad son muy diferentes, consideró el analista Rosendo Fraga, ante “Río Negro”.

“La gente no comprende el tema de los “fondos buitres”. Ni sus alcances ni los vericuetos de la negociación; como sí entiende el tema Boudou, focalizándolo como un caso de corrupción”, dijo el titular de Nueva Mayoría.

Al analizar como maneja el gobierno el tema de los holdouts, Fraga afirmó que muestra las mismas contradicciones que su estrategia política. La consigna “Patria o buitres” se usa o no de acuerdo a las circunstancias, consideró.

La evolución del tema de la deuda pública influye más en los actores económicos que en la imagen del gobierno nacional, que manejó con vaivenes un discurso para “consumo interno” y otro más realista. La militancia K lo dice con claridad: “apoyar a la presidenta en cualquier circunstancia”, sostuvo el entrevistado. La oposición, según Fraga, mostró contradicciones similares al oficialismo. Quizá la posición más clara sea la del Frente Amplio UNEN (rechazaron el default y pidieron una “negociación digna”, mientras que el massismo y el PRO se manejaron con posturas individuales de sus líderes, opinó el consultor.

En cambio, tras el procesamiento de Amado Boudou, Fraga estimó que su situación política se torna muy complicada. “No hay una norma que obligue a su separación del cargo de vicepresidente, pero la presidenta -cada vez que salga- estará representada por alguien procesado penalmente por corrupción”

Además, un procesamiento genera un claro posicionamiento de la opinión pública independiente. En este caso, la oposición se divide entre exigir un paso al costado inmediato de Boudou y avanzar en un proceso de juicio político; aunque ambas acciones podrían confluir.

Para Rosendo Fraga la posición tradicional kirchnerista es “redoblar la apuesta” lo que significaría que tratarán de sostener a Boudou.

Sin embargo, concluyó, “aunque la salida del vicepresidente debilite políticamente al gobierno, no se precipitará una crisis institucional al ocupar el cargo una persona (Gerardo Zamora) incondicional de la presidenta”.

CLAUDIO RABINOVITCH

Agencia Buenos Aires


Comentarios


“La gente lo ve como un caso de corrupción”