La gloria fue en Houston,



Un gol de campo convertido por Adan Vinitieri, a 4 segundos del final, le dio el triunfo a New England Patriots ante Carolina Panthers por 32 a 29 y la conquista del Súper Bowl de fútbol americano. Así, los Patriotas lograron su segundo título, tras la conquista del 2002.

El Reliant Stadiun de Houston fue escenario de un partido vibrante que mantuvo la incógnita del ganador hasta el instante final.

Las Panteras, que siempre estuvieron por detrás en el marcador, pasaron al frente (22 a 21) restando siete minutos para concluir el partido. Sin embargo, los Patriotas, que siempre fueron superiores, volvieron a distanciarse 29 a 22. Parecía que el triunfo estaba al alcance de la mano, pero los Panthers no se entregaron, llegaron a la igualad en 29 y le pusieron emoción al final. Un error de la defensa de Las Panteras derivó en un tiro de campo que Vinitieri (había errado dos en el primer cuarto) esta vez no falló. No había tiempo para nada más.

En espera de los Patriots, Boston amaneció ayer aletargada por una noche de festejos descomunal en la que la violencia no estuvo ausente. La mayor parte de los hechos violentos fueron producto del exceso del consumo de bebidas alcohólicas. Una persona resultó muerta y las autoridades evaluaban ayer el monto de los daños.

Según se informó, un sujeto en estado de ebriedad retrocedió imprudentemente el vehículo que manejaba atropellando a varias personas. Una de ellas murió y otras cinco quedaron heridas, incluyendo un policía que trataba de detenerlo. En tanto, grupos de fanáticos embriagados se dedicaron también a realizar actos vandálicos como quemar algunos vehículos y contenedores de basura. (Télam/DPA)


Comentarios


La gloria fue en Houston,