La golpiza mortal de Cervantes habría empezado por una pala

Un matrimonio de chacareros permanece detenido en Roca. "Yo le pegué pero no quise matarlo", había dicho la mujer.



ROCA (AR).- La desaparición de una pala y la sospecha de que Roberto Zambrano Rivas (63) la había hurtado para vendérsela a otro trabajador rural habría sido el desencadenante de la fuerte golpiza que acabó con la vida del hombre, en una chacra de Cervantes, hace ya 15 días. La encargada de la chacra, Patricia Rivas (48) sigue detenida en el pabellón de mujeres del Penal II de Roca y en su declaración indagatoria, el viernes al mediodía, habría admitido que golpeó a la víctima "con una varilla de manzano", pero sin intención de quitarle la vida. "No lo quise matar, yo lo quería mucho, pero me enojé porque robaba y le pegué con lo primero que tenía a la mano", habría afirmado la mujer ante el juez Rubén Norry al momento de defenderse.

El marido de Rivas, Nicolás Carreño (56), también está detenido en la ex Alcaidía de esta ciudad desde mediados de la semana pasada, cuando la policía de Cervantes realizó un allanamiento en su chacra y secuestró, entre otros elementos, el trozo de madera con el que Zambrano Rivas habría sido atacado. La imputación original indica que el chacarero también habría participado de la golpiza que terminó con la fractura de una costilla y la perforación de un pulmón del trabajador rural, que vivía con ellos desde hacía poco más de un año. Pero esa acusación fue rechazada por el imputado a lo largo de toda su indagatoria. "Eso es mentira, es todo mentira", habría dicho Carreño, una y otra vez, a medida que se le iba leyendo la crónica de los hechos reflejados en la imputación.

Según indicó el abogado que defiende al matrimonio, Marcelo Hertzriken Velasco, el encargado de la chacra recién tomó conocimiento de que había ocurrido el violento episodio cuando su mujer le pidió auxilio para llevar a Zambrano Rivas al hospital cervantino. "Afirma que cuando llegó a la casa fue a buscar a este hombre para aclarar todo el asunto de la pala y ver qué había pasado, y dice que ahí lo encontró todo roto, así que se lo llevaron enseguida al hospital", indicó el defensor.

El abogado además indicó que Patricia Rivas "está muy afectada" por lo sucedido. "Varias veces se largó a llorar y decía que ella lo quería mucho", afirmó. Según el defensor, la mujer afirmó ante el juez que después de los golpes, al notar que el hombre estaba herido, "lo lavó y lo recostó en una cama", aparentemente sin saber que la lesión interna en una costilla era tan grave que minutos más tarde iba a desencadenar la muerte de Zambrano Rivas.

Sosteniendo que Carreño no participó de los hechos y que Rivas "tuvo cero voluntad homicida", Hertzriken Velasco ya presentó un pedido de excarcelación, que será evaluado esta semana por el juez Norry. Además adelantó que hoy solicitará una audiencia entre los imputados y la fiscal Ana Benito, "para que ella los conozca y tenga una impresión personal real sobre ellos".

Además de los imputados, el viernes declaró ante el juzgado de instrucción Nº 2 un testigo que podría considerarse clave para la investigación, ya que se trataría de la primera persona que vio a Zambrano Rivas después de la golpiza y que alcanzó a escuchar su relato de lo ocurrido.


Comentarios


La golpiza mortal de Cervantes habría empezado por una pala