La guerra de los roces

«Si contratás un técnico el vestuario lo tiene que manejar el técnico, no los dirigentes. El técnico que venga ahora se va a encargar de solucionar ese tema». De esta manera el dirigente Marcelo London cuestionó tácitamente a Ischia por no poder controlar las internas entre los dos ídolos de Boca: Juan Román Riquelme y Martín Palermo.

El mensaje para el próximo entrenador está dado: deberá tratar de acabar con las disputas internas. Tras tantas negativas por parte de la directiva, London reconoció las peleas y que «restan más que sumar». También dejó en claro que ambos jugadores tendrán que seguir conviviendo en Boca, porque, sostuvo, «Riquelme va a jugar hasta junio de 2010 y a Martín se le va a renovar el contrato un año más».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios