La huida que amargó a la Policía de Chile

El presunto cabecilla de la banda que asaltó el banco fue atrapado en el país trasandino. Sin embargo, logró fugarse antes de que fuera entregado a la Interpol.





EL BOLSON (AEB).- El círculo de responsables por el robo al Banco del Chubut, sucursal El Maitén, se cierra con Gustavo César Ampuero, prófugo de la justicia que huyó apenas fue capturado en marzo último, en la ciudad chilena de Puerto Montt.

Ampuero está sindicado como el presunto líder de la banda que mantuvo de rehenes a las familias del gerente y del tesorero del banco durante toda una noche, para alzarse después con más de 350.000 pesos y 30.000 dólares, dinero que nunca se recuperó.

Otros cinco hombres están siendo juzgados en Esquel por el hecho, encuadrado en asociación ilícita, privación ilegal coactiva de la libertad agravada, y robo calificado. Todavía nadie se explica cómo después de casi dos años de búsqueda y cuando acababa de ser detenido en el barrio Pichi Pelluco de Puerto Montt, Gustavo Ampuero se escapó.

El diario «El Llanquihue» de Puerto Montt, publicó el 4 de marzo la siguiente información: «El prófugo había sido detenido en Puerto Montt, por personal de la Brigada Antinarcóticos de Investigaciones de la capital regional, pero huyó desde el cuartel policial momentos antes de que fuera entregado a los efectivos de la Interpol para ser trasladado hacia Santiago».

La huida del argentino puso en aprietos a la policía civil chilena que había anunciado la captura como un gran acierto.

En su edición del 11 de marzo, el diario trasandino proseguía con el tema: «Enfrentando el mal momento, el jefe provincial de la Policía de Investigaciones, prefecto Mauricio Rivera, explicó que la fuga ocurrida en el cuartel de calle Serena, 'se produjo por un grave error individual que no debe cargarse a la institución'».

«A nivel provincial, regional y nacional tenemos todos nuestros recursos volcados en la captura del prófugo argentino. Hemos entrevistado a testigos, a sus cercanos y amigos, verificando los lugares en los que puede estar oculto», dijo Rivera a «El Llanquihue».

Ayer, las partes volvieron a constituirse en la ciudad de Esquel para dar continuidad al juicio con una nueva jornada de declaración de testigos. El miércoles, el tribunal se trasladó a El Maitén y El Bolsón a efectuar el reconocimiento de los escenarios donde se sucedieron los hechos, el 22 y 23 de mayo de 2005.

De la oficina de Prensa de la fiscalía se informó que desde las

9 y hasta las 13.30 se escuchó el testimonio de Héctor Marcos, guardafauna y vecino de Jorge Luis Campos, uno de los imputados; Aníbal Lillo, quien era subjefe de la comisaría 28 de Bariloche; Luis Gómez, gendarme del Destacamento de Villegas y José Soto, quien prestaba servicios en la comisaría de El Hoyo.

Lillo, Gómez y Soto participaron del operativo cerrojo que se instrumentó al enterarse la policía de lo que había sucedido en El Maitén.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La huida que amargó a la Policía de Chile