La iglesia anglicana, al borde del cisma





LONDRES (AFP) – La Iglesia anglicana está al borde del cisma, luego de que la boda de dos sacerdotes homosexuales a mediados de junio en Londres exacerbara las divisiones internas provocadas antes por la consagración de mujeres obispos.

El jefe de la Iglesia anglicana, el arzobispo de Canterbury Ronan Williams, advirtió de ese «riesgo», al dirigirse al sector tradicionalista opuesto a esas reformas, que decidió organizarse en forma separada en un cónclave que concluyó el domingo en Jerusalén. «Reflexionen atentamente sobre los riesgos que corren», advirtió el el primado anglicano, que dirige una comunidad de 77 millones de fieles en el mundo. Si las estructuras existentes no funcionan, «el desafío es reformarlas, no improvisar soluciones que crean más problemas de los que resuelven», afirmó la máxima autoridad de la Iglesia anglicana, después que los conservadores anunciaran que desconocerán la autoridad de Williams

La Iglesia anglicana se encuentra profundamente dividida desde que su rama estadounidense consagrara, en 2003, a un eclesiástico abiertamente homosexual, Gene Robinson, como obispo de New Hampshire (nordeste de Estados Unidos). Las tensiones aumentaron el año pasado con la elección de una mujer al frente de la comunidad anglicana de Estados Unidos, que cuenta con 2,5 millones de fieles.


Comentarios


Seguí Leyendo

La iglesia anglicana, al borde del cisma