La Iglesia llamó a defender la unidad nacional

Fue durante el tedeum realizado en la Basílica de Nuestra Señora de Luján al que asistió la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.



#

La presidenta junto al arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani. (Agencia DyN)

Bicentenario

El arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, exhortó hoy a defender “a cualquier costo” el bien común y la unidad nacional, y reclamó también “un nuevo proyecto de país” fundado en valores “sólidos y verdaderos” que hagan posible “un justo y solidario desarrollo de la Argentina”.

Delante de la presidenta Cristina Fernández, mandatarios extranjeros y demás autoridades nacionales, el prelado suplicó por “una justicia más efectiva, una mejor y más equitativa distribución de la riqueza, y una mayor independencia de los poderes republicanos”. “El Bicentenario es una oportunidad única para promover una mayor fidelidad a la democracia, ya que es la única que puede garantizar la igualdad y los derechos de todos”, aseveró.

Monseñor Radrizzani pronunció el tedeum “oficial” una hora después de que el cardenal Jorge Bergoglio presidió otro oficio religioso en la catedral de Buenos Aires, al que acudieron referentes opositores, entre ellos el jefe de gobierno porteño Mauricio Macri. No obstante, el primado argentino se encargó de bajarle el tono a la polémica por los dos tedeum, al destacar como “un hermoso gesto” que las autoridades nacionales hayan ido a rezar por la patria al templo dedicado a la Virgen patrona de la Argentina.

Fernández de Kirchner ingresó en la basílica a las 12.11, en medio de aplausos y agitar de banderas argentinas, mientras una multitud con pancartas partidarias seguía las alternativas del oficioso religioso desde la Plaza Belgrano.

Antes de empezar el Tedeum, el nuncio apostólico, monseñor Adriano Bernardini, leyó un mensaje del papa Benedicto XVI a la Presidenta y al pueblo argentino. “Expresó vivamente mi afecto y cercanía espiritual a todos los argentinos, a los cuales encomiendo en mis oraciones, pidiendo al Señor que los bendiga abundantemente con la concordia, la paz y la prosperidad”, leyó el diplomático que participó de la ceremonia en carácter en “enviado extraordinario” el Pontífice.

En la homilía, Radrizzani recordó, parafraseando el último documento del Episcopado también leído por Bergoglio, que “la Patria es un don que hemos recibido, la Nación una tarea que nos convoca y compromete nuestro esfuerzo”. “Asumir esta misión con espíritu fraterno y solidario es el mejor modo de celebrar el Bicentenario de nuestra Patria”, subrayó.

El arzobispo mercedino advirtió además que el Bicentenario es “un desafío insoslayable” para la democracia argentina, y afirmó que el período jubilar 2010-2016 reclama e interpela a “elaborar proyectos políticos, a presentar propuestas sociales y culturales, y a mejorar la calidad de nuestras instituciones”.

El Tedeum concluyó con una oración a cargo de representantes de diversos cultos presentes en el país.

Agencia DyN


Comentarios


La Iglesia llamó a defender la unidad nacional