La Iglesia presiona a Berlusconi para que ofrezca un buen ejemplo

Benedicto XVI no hizo alusión al escándalo ni al primer ministro pero instó a los funcionarios públicos a “volver a descubrir sus raíces morales y espirituales''. Las críticas no dejan de ser un golpe para el premier que intenta una coalición conservadora.

El primer ministro Silvio Berlusconi fue criticado el viernes por la Iglesia católica por sus amoríos con una joven, y el Papa dijo que las autoridades deben ofrecer un buen ejemplo moral, mientras los obispos italianos piensan analizar el escándalo.

El papa Benedicto XVI no mencionó el escándalo ni a Berlusconi por su nombre. Empero, durante una audiencia con el jefe de la policía de Roma y varios agentes, insistió que los funcionarios públicos deben ``volver a descubrir sus raíces morales y espirituales"".

``La singular vocación que requiere hoy la ciudad de Roma de ustedes, los funcionarios públicos, es dar un buen ejemplo de la positiva y útil relación entre un sano estatus laico y la fe cristiana"", dijo Benedicto.

La fiscalía ha sometido a una investigación judicial a Berlusconi y tres de sus colaboradores, alegando que pagó por tener sexo con una joven prostituta de 17 años apodada Ruby y que usó su cargo para encubrir ese amorío. Según los fiscales, Berlusconi mantuvo relaciones sexuales con varias prostitutas en las fiestas que organizaba en su finca de Milán.

Berlusconi negó las acusaciones y a su vez acusó a los fiscales de tener motivaciones políticas en su conducta; la muchacha ha negado que tuviera sexo con Berlusconi, aunque reconoce que el primer ministro le dio 7.000 euros (9.400 dólares) para ayudarla financieramente.

Las críticas de la Iglesia han sido un golpe para Berlusconi, quien _ pese a su vida de potentado y su reconocida afición por las mujeres bellas _ ha intentado que su coalición conservadora respalde la doctrina de la Iglesia en el respeto a la familia, la vida y otros temas sociales.

El viernes, el cardenal Angelo Bagnasco, director de la Conferencia Episcopal italiana, dijo que el escándalo será analizado el lunes en una reunión de ordinarios, según despachos de prensa italianos.

El diario de la Conferencia Episcopal italiana ha tildado el escándalo de ``pernicioso e irritante"", y agregó que ha dañado la reputación internacional de Italia.

Los comentarios de Benedicto se hicieron eco de los formulados la víspera por el cardenal Tarcisio Bertone.

El influyente purpurado dijo que el Vaticano está preocupado y sigue ``atentamente"" los acontecimientos"". Agregó que debe haber una ``moralidad más robusta, cierto sentido de la justicia y la legalidad"" en todas las personas, especialmente las que desempeñan un cargo público.

Los comentarios de Bertone fueron los primeros del Vaticano en relación con el escándalo, aunque el diario de la Santa Sede, L"Osservatore Romano, reprodujo con anterioridad una declaración del presidente italiano que pedía un examen limpio en los tribunales de las denuncias lo antes posible.

Agencia AP


Comentarios


La Iglesia presiona a Berlusconi para que ofrezca un buen ejemplo