La iglesia rechazó que su medición de la pobreza sea subjetiva

El vocero de la Conferencia Episcopal Argentina, Jorge Oesterheld, replicó hoy al Gobierno, al rechazar que la medición de la pobreza que realiza la Universidad Católica Argentina (UCA) sea “subjetiva”, como la consideró el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.



 

“Es un trabajo científico de la UCA que está disponible, publicable y que puede consultarse. No creo que pueda llamárselo subjetivo”, aseveró el portavoz al responder las críticas del funcionario en la puerta de la sede del Episcopado, donde hasta el mediodía están reunidos los obispos.

 No obstante, Oesterheld consideró que “el tema no es discutir cifras sino preocuparse por hacer algo”. Tras recordar que la Iglesia viene trabajando sobre esta problemática desde noviembre, precisó que ahora lo que ha hecho es “profundizar” y buscar acciones concretas para contribuir a la lucha contra la pobreza. Oesterheld advirtió en este sentido que es “gravísima” la desnutrición en el noroeste argentino y estimó que hay que apuntalar el trabajo con los migrantes, sobre todo en la Patagonia donde llegan numerosas personas de Bolivia y Paraguay.

Consultado sobre la posible despenalización de la tenencia de drogas para uso personal, Oesterheld respondió que “es conocida la posición de la Iglesia: Hay que evitar todo lo que facilite el acercamiento de la droga a los jóvenes”.

 “Hay que dificultar el acceso y no facilitarlo. En un principio estamos en contra de la despenalización, aunque no significa criminalizar”, precisó. Oesterheld anunció además que la 153 reunión de la comisión permanente del Episcopado cerrará este mediodía sin una declaración sobre la situación social del país, como estaba previsto.

El jefe de Gabinete cuestionó ayer el sistema de medición de la pobreza que utilizaron los obispos y defendió las estadísticas difundidas por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). “Ese análisis subjetivo no puede ser comparable con una medición real”, señaló. Fernández defendió las estadísticas oficiales, al afirmar que “sigo creyendo que la Encuesta Permanente de Hogares, que ha sido históricamente la forma de medir, es muy contundente”.

Los obispos, encabezados por el cardenal Jorge Bergoglio, calcularon que el 40 % de la población se encuentra debajo de la línea de pobreza, una cifra muy superior al 15,6 % informado por el Indec en las últimas semanas. El martes, Oesterheld reconoció que el Gobierno trabajó contra la pobreza, pero advirtió que fue insuficiente. “Se ha hecho mucho y se sigue haciendo, pero no alcanza”, enfatizó.  


Comentarios


La iglesia rechazó que su medición de la pobreza sea subjetiva