La Iglesia reclamó una “imprescindible” independencia de poderes

Los obispos argentinos dieron a conocer sus mensajes de Cuaresma en los que incluyen reflexiones sobre la coyuntura política del país.



#

José María Arancedo, presidente de la conferencia episcopal argentina. Foto DyN.

LA MUERTE DE NISMAN

La Iglesia exhortó hoy a superar las “sombras de impunidad” que dañan la salud de la democracia y reclamó una “imprescindible” independencia de poderes en momentos en que crece la tensión entre el Gobierno y la Justicia a raíz de la investigación por la muerte del fiscal Alberto Nisman.

A tres días de la marcha de silencio en homenaje a Nisman, los obispos dieron a conocer sus mensajes de Cuaresma en los que incluyen reflexiones sobre la coyuntura política del país e invitan a los argentinos a asumir las tareas necesarias para construir “el bien común de la Patria”.

“Es imprescindible asegurar la independencia del poder judicial respecto del poder político y la plena vigencia de la división de los poderes republicanos en el seno de la democracia”, sostuvo el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo.

El prelado santafesino advirtió que “la devaluación de la palabra es un signo de una enfermedad social y cultural” y aseguró que cuando la palabra deja de ser algo sólido relacionado con la verdad “el poder, la autoridad y la misma ley se debilitan”.

El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik, dijo que la muerte de Nisman “nos tiene a todos conmocionados, perplejos y sumidos en la incertidumbre” y pidió “superar las sombras de impunidad que dañan la salud de la democracia”, aunque expresó su confianza en las instituciones republicanas para esclarecer el caso.

El prelado consideró que el camino de conversión que los católicos inician en la Cuaresma también es válido para todos, pero en particular para las autoridades y la dirigencia política que tienen “la responsabilidad de poner todo el esfuerzo, honestidad y capacidad investigativa, para alcanzar la verdad, única base de la justicia”.

El arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez, exhortó a ejercer el derecho de reclamar a los gobernantes “con paciencia y con respeto, para hacer crecer las instituciones democráticas de nuestra patria y afianzar el sistema republicano”.

“Para ejercer este derecho, es bueno recordar que no todo el que discrepa o piensa distinto es un ‘enemigo’, y mucho menos se trata de tildarlo de ‘destituyente’, puesto que la democracia supone el libre intercambio y discusión de opiniones en un clima de respeto, dejando de lado todo tipo de violencia verbal o física”, aseveró.

En tanto, el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Buenanueva, consideró que “los argentinos tenemos que vencer la tentación de la indiferencia que tan profundamente caracteriza nuestra forma típica de mirar la realidad”.

“Ante la gravísima situación que nos ha golpeado en la cara tenemos que animarnos unos a otros a recomponer nuestro compromiso con el bien común, con la buena salud de nuestra república y el saneamiento de nuestras instituciones”, sugirió e instó a “orar por la Patria y renovar nuestro compromiso con los valores espirituales y morales que todo pueblo necesita para tener futuro”.

A los pocos días de la muerte de Nisman, la Conferencia Episcopal Argentina había pedido “superar las sombras de la impunidad” frente al luctuoso hecho.

Fuente DyN


Comentarios


La Iglesia reclamó una “imprescindible” independencia de poderes