“La igualdad de género no se resuelve sólo con mayores cupos femeninos”



En ocasión de decidir publicar conceptos relacionados con la cuestión de género, y el rol decididamente participativo y transformador que viene asumiendo la mujer a lo largo de estos últimos años, he podido percibir diferentes opiniones entre los lectores.

Algunas a favor de las movilizaciones callejeras, mientras que otras exigen un Estado más comprometido, a través de una legislación efectiva que definitivamente proteja y resguarde cuando corresponde a la persona agredida, y una Justicia que sancione con dureza al agresor, impidiendo reiteraciones que en más de una oportunidad suelen terminar trágicamente.

Creo que acabo de mencionar un combo que ya debiera estar funcionando en nuestro país de manera amalgamada, y hoy no habría necesidad de tanta acción colectiva demandante.

Pero aquí estamos. Convocados para recordar una fecha especial instalada en defensa de la mujer y sus derechos (25 de noviembre), escuchando todavía el retumbe de los aplausos multitudinarios que conmocionaron a la ciudad de Rosario, durante el último (e impresionante) Encuentro Nacional de Mujeres.

En la ciudad santafesina se vivió una convergencia notable y una convivencia militante de mujeres argentinas más o menos jóvenes, veteranas, madres, casadas o solteras, con hijos o sin ellos, vecinas, feministas, educadoras, trabajadoras sociales, villeras, representantes de pueblos originarios, desocupadas, amas de casa, artistas de todo tipo, abuelas, Madres del Dolor, defensoras de la diversidad sexual, militantes de los más diversos espacios y muchas, muchísimas más.

Miles y miles de mujeres argentinas, repitiendo un encuentro que ya lleva varios almanaques, pero que año a año se multiplica de manera exponencial, inaugurando talleres de temáticas valiosas, no siempre consideradas por la sociedad en su conjunto, pero que atraviesan nuestra realidad cotidiana, interpelándola permanentemente.

No está de más recordar que en nuestro país se denuncian 50 ataques sexuales por día. Por femicidios cada año mueren aproximadamente 250 mujeres y, según los datos del propio Ministerio de Salud de Nación, por embarazo, parto o puerperio 290 (casi 50 como consecuencia de abortos clandestinos).

O sea que en la Argentina actual mueren aproximadamente 550 mujeres al año, sólo por ser mujeres.

Yo soy de los que piensan que la igualdad de género no se resuelve sólo con mayores cupos femeninos en diversos empleos. Hacen falta verdaderas políticas de Estado, que paso a paso vayan modificando la matriz machista que de manera tan visible convive entre nosotros.

Sinceramente, yo esperaba que todos los esfuerzos militantes confluyeran hoy en una sola convocatoria, y por eso me permitía recordar la última experiencia rosarina, tan exitosa y contundente al momento de exhibir la problemática que hoy nos convoca.

Pero hay que aceptar, también, que queda mucho camino por recorrer hasta que finalmente se logre poner en caja la cultura patriarcal dominante.

La militancia activa en la calle, el Estado a través de sus diferentes organismos (Consejos de la Mujer, por ejemplo) presupuestariamente bien sostenidos, los poderes Legislativo y Judicial interactuando de manera eficaz e inteligente, un trabajo educativo imprescindible, tanto en la escuela como en casa, y –obviamente– el reclamo militante llevado adelante por todos aquellos que creemos en la necesidad de enarbolar las mismas banderas que hoy por hoy levantan las mujeres.

Mario Álvarez

Concejal

“Pero hay que aceptar, también, que queda mucho camino por recorrer hasta que finalmente se logre poner en caja la cultura patriarcal dominante
en el país”.

Mario Álvarez

Concejal

Datos

“Pero hay que aceptar, también, que queda mucho camino por recorrer hasta que finalmente se logre poner en caja la cultura patriarcal dominante
en el país”.

Comentarios


“La igualdad de género no se resuelve sólo con mayores cupos femeninos”