La ilusión llegó hasta las manos brasileñas

Argentina hizo un buen juego, pero cayó por 3-0. Hoy se mide con Polonia.



#

voley

Argentina perdió ayer ante Brasil, por 3 a 0, y hoy, a partir de las 12, buscará, ante Polonia conquistar la medalla de bronce de la Liga Mundial de voley, en el que se convertiría en el logro más importante desde el tercer puesto conseguido en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988. El seleccionado dirigido por Javier Weber cayó por parciales de 25-22, 42-40 y 25-23, en un partido que se desarrolló en el Ergo Arena de Gdansk, Polonia. Facundo Conte volvió a ser el máximo anotador de Argentina, en esta ocasión con 20 puntos, seguido por Federico Pereyra, con 15, y Sebastián Solé, con 10. En Brasil, su goleador resultó Theo (23). Los cariocas irán hoy por una nueva corona ante Rusia, que ayer venció a Polonia, 3-1 (25-22, 25-23, 22-25 y 25-17). En el juego entre latinoamericanos, más allá del 3-0 final, el seleccionado argentino jugó un estupendo partido a partir del segundo parcial que debió quedar en su poder, de no ser porque enfrente se topó con el mejor equipo del mundo. A pesar del 25-22, el primer parcial del encuentro fue el pasaje más flojo de la Argentina, aunque estuvo arriba en el tanteador. A partir del segundo se dio otro partido. El seleccionado argentino no sólo mejoró en aspectos del juego, sino que también en la confianza, algo que le permitió jugarle de igual a igual y provocar la preocupación del rival. Fue demoledor el trabajo de Pereyra. El árbitro, en varias jugadas dudosas, favoreció a Brasil, que con oficio se llevó el parcial por 42 a 40. El tercero fue parecido al segundo. El marcador se movió tanto a tanto y se llegó al 23-23, pero volvió a privar el oficio de Brasil, y a través de Lucas y un bloqueo se quedó con el 25-23.

Otra vez fue Conte el máximo anotador argentino, con 20 puntos.

Gentileza FIVB


Comentarios


La ilusión llegó hasta las manos brasileñas