“La inacción del Estado promueve la eliminación del sector vitivinícola”

Al día de hoy muchos pequeños productores no han podido reacondicionar sus chacras luego del temporal ocurrido en los primeros días de abril. Con una nueva temporada que se inicia, hay muchas tareas culturales que no se pudieron realizar por falta de fondos. Hay temor por posibles heladas y desazón por la falta de respuestas a los reclamos.



1
#

Así están hoy las chacras afectadas por las lluvias ocurridas en abril, sin mantenimiento.

2
#

Postes entregados por Cadena de Valor que no han podido ser colocados porque no hay dinero para la mano de obra.

3
#

La vegetación comienza a cubrir un terreno que debe estar limpio ante posibles heladas.

4
#

Chacras lejos del ideal, llenas de yuyos y sin mantenimiento.

5
#

La nueva temporada ya se perfila pero no hay dinero para podar.

6
#

Puentes rotos por aumento del caudal de los desagües permanecen sin reparar.

Crítico documento de la Asociación Vitivinícola de las Zonas Frías

La Asociación Vitivinícola continúa hoy gestionando la emergencia agropecuaria para nuestro sector y así contrarrestar el efecto de las lluvias y los importantes daños ocasionados sobre la cosecha de este año.

Han pasado cinco meses desde la fecha de ocurrido el desastre climático que afectó a la vitivinicultura en los primeros días de Abril y aun hoy no se han podido materializar acciones concretas que les permitieran a los productores acceder a un fondo de reparación para poder continuar con las tareas culturales, específicamente de poda y atada de la vid, como así también limpieza de acequias y otras labores de invierno

En los primeros días del mes de julio, más exactamente el 4 de julio, nos reunimos con el Sr. Ministro de la Producción, acompañado del Sr. Gobernador; a quienes pusimos en conocimiento de la grave situación que atraviesa el sector vitivinícola, que más allá de las lluvias que les arruinó la chacra a muchos productores, se halla inmersa en una falta de renta que de continuar dejará a más de uno fuera del sistema productivo.

Ante lo expuesto el Sr. Gobernador le indicó al ministro que fuésemos incluidos de inmediato en la ley de emergencia agropecuaria y comprometió su palabra y esfuerzo en acompañar al sector en tan difícil momento.

A tal fin se han mantenido reuniones con el Ministro de la Producción de Rio Negro, Ing. Haroldo Lebed y su equipo de gabinete. En estas reuniones se analizaron los aspectos más relevantes tales como: sub-ejecución de los programas nacionales, Cadena de Valor y Coviar, el tema de la falta de rentabilidad para el productor primario, las dificultades en el acceso al crédito de los pequeños y medianos productores, la necesidad de fortalecer la “comercialización” en el caso de las pequeñas bodegas y la emergencia productiva como punto coyuntural básico.

Desde julio a hoy hemos concurrido a todas las reuniones, hemos cumplido con todas y cada unas de las demandas que el gobierno provincial nos solicitó, presentamos las declaraciones juradas, cuantificamos los daños, presentamos por nota los costos mínimos por hectárea para las labores indispensables (según costos de la universidad de Cuyo) y solicitamos una y mil veces la urgente necesidad de asistencia económica para los productores.

Es importante destacar que los afectados son productores, familias y no sólo números fríos de una estadística o de un informe a presentar. Son productores que dependen de la buena disposición para el trabajo y la gestión del señor ministro de la Producción y detrás de ellos están las familias de los obreros.

Si los productores se caen del sistema productivo, con ellos se caen decenas de trabajadores y así mueren lentamente los pueblos más pequeños que dependen puramente del agro.

Hoy a cinco meses del los hechos el sector se encuentra cada vez más complicado; los productores con sus chacras mal trabajadas al borde del abandono y la industria cada vez más restringida y ahogada por los costos, con escasa competitividad en los márgenes de la cadena comercial y con un futuro complejo.

El día 4 de septiembre fue promulgada en el boletín oficial nacional la ley de emergencia agropecuaria para Río Negro, pero para nuestra sorpresa quedamos excluidos como sector por razones aparentemente administrativas, las que nos llevan una vez más a quedar fuera de la contención del Estado.

Por esta razón es que hemos solicitado en reiteradas notas que con suma urgencia se llame a reunión a la Comisión de Emergencia Provincial para que esta realice el informe pertinente y luego con extrema urgencia envié la documentación al MINAGRI, al Fondo de Emergencia Agropecuaria Nacional, con el único objetivo de tramitar los aportes que serán utilizados por los productores para la realización de las tareas culturales del año, ante la pérdida de la cosecha 2014.

Creemos que el diálogo es el primer paso para dar respuesta a la problemática coyuntural, pero sin dudas debería ser el punto de inicio para comenzar con las acciones concretas que den respuesta y no morir en los tiempos burocráticos.

Nuestro sector no puede esperar más, ya casi han concluido los tiempos de la poda y aun no se terminan los trabajos, esto sin duda compromete seriamente la próxima cosecha, ya que con las chacras llenas de pasto somos candidatos a sufrir las heladas tardías.

Al momento no hemos tenido respuesta, más que quedar excluidos de la emergencia y observar declaraciones de funcionarios en medios gráficos que niegan la crisis de un sector que supo ser el emblema de la provincia.

Creímos en la palabra empeñada de nuestras autoridades aquel 4 de julio pero el tiempo pasó y hoy la sensación es de abandono y la inacción del Estado promueve la eliminación del sector vitivinícola de la matriz productiva de la provincia.

Deberían saber quiénes tienen el turno de gobernar, que los tiempos pasan y se recogerán los frutos de lo sembrado, que pierden oportunidades únicas en la vida y que el sector productivo no cobra todos los días, sino una vez por año y de no llegar la asistencia el sistema se lo fagocita si no hay resultados y llega el abandono de las tierras y la venta de las empresas.

Sergio A. Villa – Presidente Asoc. Vitivinícola de las Zonas Frías

José Esteban Pérez – Vicepresidente Asoc. Vitivinícola de las Zonas Frías


Comentarios


“La inacción del Estado promueve la eliminación del sector vitivinícola”