La inflación de julio fue menor que lo previsto: 1%

Los artículos de primera necesidad fueron los que más aumentaron, y esto afecta directamente a los sectores más pobres. Los analistas habían pronosticado un incremento mayor, incluso cercano al 1,5%. El acumulado anual ya suma el 7,2% y es difícil que se

La inflación de julio fue menor de la prevista, 1 por ciento, y en los siete primeros meses del año acumula 7,2 por ciento, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). De esta manera, el costo de vida en los meses siguientes no debería superar el 0,5 por ciento mensual hasta fin de año para mantenerse dentro de la banda de entre 8 y 10,5 por ciento fijada en el presupuesto 2005.

El dato difundido ayer por el INDEC contradijo las previsiones de analistas privados quienes habían aventurado una suba cercana al 1,5 por ciento para julio.

Pero el desglose de la información demuestra que la inflación impactó con mayor fuerza en los sectores de menores recursos, ya que se verificaron subas en todos los artículos de primera necesidad y en los servicios que se deben solventar para sostener una vivienda familiar.

Los aumentos que se produjeron en alimentos y bebidas provocaron un salto de 1,1 por ciento en el valor de la canasta básica de alimentos, que determina los límites de pobreza e indigencia. Las verduras aumentaron 3,9 por ciento; los productos lácteos y huevos 1,9 por ciento; el pan 0,9 por ciento; los aceites y grasas 0,8 por ciento y las frutas 0,2 por ciento.

Otro factor que impulsó la inflación fueron las vacaciones de invierno, ya que el rubro esparcimiento tuvo un ascenso de 3,9 por ciento.

Sólo en turismo el alza promedio fue de 11,5 por ciento. En lo que respecta a los gastos en vivienda se verificó una suba de 1,8 por ciento, sustentada principalmente por avances de 1,9 por ciento en los precios de los alquileres y de 3,3 por ciento en reparaciones.

El respiro llegó de la mano de las liquidaciones de fin de temporada ya que según el INDEC hubo una baja de 2,8

por ciento.

La ropa exterior cayó 5,2 por ciento; la interior 0,1 por ciento. En otro orden, el índice de precios mayoristas subió en julio 1,3 por ciento y acumula en el año una suba de 5 por ciento.

Los productos nacionales aumentaron 1,4 por ciento, como consecuencia de la suba de 4,1 por ciento en productos primarios y de un aumento de 0,5 por ciento en "manufacturados y energía eléctrica". Los productos importados bajaron 0,1 por ciento.

El subsecretario de Programación Economía, Sebastián Katz, reconoció que la inflación afectó "a los sectores más pobres de la población", aunque señaló que "si bien es un número elevado estuvo en el rango más bajo que podía proyectarse al inicio del mes". "Se esperaba un registro elevado por arrastre estadístico y cierta estacionalidad, pero dada esa expectativa el índice (de inflación) estuvo dentr del rango más bajo que podía proyectarse, descartando hipótesis alarmistas", subrayó ayer el funcionario.

Por su parte, la Canasta Básica de Alimentos (CBA) en julio subió 1,1 por ciento y creció más que el promedio del costo de vida que aumentó 1 por ciento, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). El aumento de la CBA estuvo impulsada por un alza promedio de 1,2 por ciento en alimentos y bebidas, por lo que una familia tipo debió reunir un ingreso mínimo de 357,30 pesos para superar la indigencia.

Por su parte, con este avance la canasta básica total (CBT) -que determina la línea de pobreza- se ubicó por encima de los 780 pesos para un grupo compuesto por un matrimonio y dos hijos. (DyN/Télam)

Un problema que persiste

Aunque desde las esferas oficiales se intente minimizar la importancia de los actuales niveles inflacionarios, el uno por ciento del índice de precios al consumidor de julio representa un problema para alcanzar la meta de un 10,5 por ciento para todo 2005.

La evolución de la inflación en lo que resta del año dependerá de una serie de factores, muchos de los cuales están vinculados a decisiones del gobierno:

• La renegociación de los contratos con las empresas de servicios públicos.

• Las negociaciones salariales.

• La cotización del dólar.

• La carga impositiva.

• La posibilidad de acuerdos de precios con determinados sectores.

El gobierno dispone de dos variables decisivas para la baja de los precios, aunque todo indica que no hará uso de ellas. Una, dejar de mantener un dólar tan artificial (por lo alto) como lo fue (por lo bajo) el vigente en los últimos tramos de la convertibilidad. Además de impulsar al alza productos de exportación que a la vez son de consumo masivo, obliga al Banco Central a incrementar la circulación monetaria.

La otra medida, comenzar a reducir una de las presiones impositivas más altas en el mundo.

Por último, los acuerdos sectoriales de precios son una herramienta que el gobierno ya uso con suerte dispar en lo que va del año.

Cuando lo que está en discusión son algunas décimas de punto porcentual en la inflación anual, puede ser una opción efectiva. Eso sí, nadie responde por enero. (DyN)

En Río Negro 1,2%; en Neuquén, deflación

El gobierno neuquino anunció ayer por la tarde que, en contra de la tendencia nacional, registró durante todo el mes de julio una deflación del 0,1%.

El subsecretario de Hacienda Omar Raimondo informó que durante todo el año Neuquén acumuló una inflación del 4,2%, contra un 7,2% del promedio de toda la Nación. Raimondo atribuyó varios factores a la situación diferencial. Por un lado, resaltó que el sector comercial "viene trabajando muy bien" lo que "genera otro tipo de expectativas, que motivan una invariabilidad en los precios", a partir "del alto promedio salarial que paga la provincia".

En tanto en Río Negro, el Indice de Precios al Consumidor (IPC) en Viedma subió abruptamente casi coincidiendo las variables nacionales. Llegó en julio a 1,2%; según el relevamiento de la Dirección General de Estadística y Censos de Río Negro.

La espiral ascendente tuvo como principales influencias el zapallo amarillo con un 10,52% más, la cebolla con 10,15%, la manzana con un 8,39%, el salame tipo Milán con 7,53% y la lechuga con un 7,27%. (AN/AV)


Comentarios


La inflación de julio fue menor que lo previsto: 1%