La inflación, un frente preocupante en el horizonte económico



BUENOS AIRES (ABA).- Pese a la euforia que rodea al gobierno nacional por la evolución que está teniendo el canje de deuda pública, el equipo económico que comanda el titular de esa cartera, Roberto Lavagna, empezó a analizar un contexto que en el mediano plazo sería bastante alarmante, entre los cuales se ubican la inflación, la emisión monetaria y la caída del precio del dólar.

Uno de los asesores directos de Lavagna, que tiene activa participación en las decisiones macroeconómicas, le aseguró a “Río Negro” que “pese a las buenas perspectivas que se ven en este momento, estamos analizando un escenario que tiene sus serios riesgos”.

“Los riesgos están concentrados en un conjunto de factores. Es decir, hay factores locales como el aumento de la inflación, la presión salarial, la caída del precio del dólar, y otros externos, como la baja en los valores de algunos commodities”, puntualizó el funcionario.

Sin duda, que el punto inicial donde hay más preocupación es en el aumento del costo de vida, ya que en enero hubo un incremento en el índice de precios al consumidor del 1,5 por ciento y todo indica que aunque baje de ese nivel, la inflación está generando luces de alerta.

En ese escenario, el análisis que están realizando entre los integrantes del gabinete económico es que si no se toman algunas decisiones, se podría producir un mayor deslizamiento del ritmo inflacionario, sin llegar a un desborde.

Tal como se ve en este momento, en el gobierno nacional coinciden en advertir que si no se llega a un acuerdo para mantener estables los salarios difícilmente pueda cumplirse con la pauta de inflación anual del 7 por ciento.

Pero no es el único motivo que está presionando a la inflación. También se está constatando un desborde de la emisión monetaria, un punto en donde ya comenzaron a surgir claras diferencias entre Economía y el Banco Central.

La emisión para comprar dólares a un promedio de 30 a 50 millones por día hace que se vuelquen demasiada liquidez en el mercado, lo cual hace peligrar la idea de mantener una inflación acotada.

Aquí también es donde los asesores del equipo económico ven otro frente de tormenta. Cada vez le cuesta más al gobierno mantener firme el precio del dólar, el cual ha caído en los últimos día y hay perspectivas de que siga en baja.

Con un dólar más bajo el temor de los hombres que acompañan a Lavagna es que se resienta la recaudación impositiva por los menores ingresos que genera en ese caso el cobro de los derechos de exportación o retenciones.

A su vez, a esto se le agrega la caída de los precios de algunos granos, tendencia que podría profundizarse, determina para el Ministerio de Economía un panorama con algunas complicaciones adicionales. Por eso es que se están elaborando algunas medidas que podría aplicarse una vez que termine el canje, entre las que se incluye la implementación de retenciones móviles al agro.


Comentarios


La inflación, un frente preocupante en el horizonte económico