La inseguridad en los colegios genera más temores y trastornos



NEUQUÉN (AN).- Tras una semana sin clases, producto de que un estudiante de 13 años amenazó a uno de sus compañeros con un revólver calibre 38, los alumnos del CPEM 19 de Neuquén volvieron ayer al colegio, pero sin la presencia de las autoridades del establecimiento. Supervisora, directora y vice se tomaron licencia médica por estrés.

En el CPEM 54 y la Escuela 16, por su parte, también hubo reuniones de padres por la problemática de la inseguridad, tema clave al que el Consejo de Educación de la Provincia (CEP), el Ministerio de Seguridad y la Policía parecen no encontrarle la vuelta.

En el caso del CPEM 19 se trató de un incidente que alarmó a toda la comunidad educativa. Un chico de 13 años sacó un revólver 38 de su mochila y amenazó a un compañero con quien tiene problemas dentro y fuera del colegio.

De acuerdo a lo explicado por padres y docentes, "se trata de pibes de familias antagónicas dentro del barrio Sapere y esa disputa callejera tuvo eco acá, en las aulas del colegio". "Son dos chicos que están en riesgo social, que padecen el abandono y la falta de contención en el hogar, por lo que están casi permanentemente en la calle", describió la delegada de ATEN Capital, Priscila Otton.

Lo cierto es que se estuvo una semana sin que nadie acudiera al establecimiento y se retomaron las clases bajo la promesa de que "ambos chicos sean tratados terapéuticamente, cosa que no hemos podido confirmar", indicó la delegada de ATEN.

"Río Negro" intentó consultar a las autoridades del CPEM acerca de la solución que encontraron a la problemática, pero no había ninguna autoridad. "La supervisora desde la semana pasada, la vice desde ayer (por el martes) y la directora desde hoy (por ayer), las tres están con licencia por estrés", confirmó desde ATEN Capital Lucia Diprieto.

El CPEM 54, ubicado en el barrio San Lorenzo, también se movilizó ayer por la problemática de inseguridad. Ese es uno de los motivos por los que la directora del colegio renunció a partir del primero de junio.

"Es mi salud o la escuela, además en ese colegio en cualquier momento va a pasar algo y toda la responsabilidad civil recae sobre nosotros y para mí es mucha tensión", señaló la directora renunciante. Actualmente se encuentra a cargo del establecimiento Mabel Carvallo quien ayer mantuvo una reunión con los padres para delinear cómo será a futuro el trabajo principalmente en materia de seguridad.

También hubo reunión de padres en la Escuela 16 del barrio La Sirena, que fue robada y quemada durante el fin de semana. Los directivos informaron sobre las reparaciones y leyeron una nota, que será elevada al CPE, por la cual piden seguridad para el establecimiento.


Comentarios


La inseguridad en los colegios genera más temores y trastornos