la intendenta



“La relación con el Deliberante ha sido por momentos mejor y por momentos no tan mejor”, dijo la intendenta Liliana Alvarado al hablar de una gestión de gobierno que estrenó la modalidad de separación de poderes en el municipio. “Esta forma de gobierno también nos impactó económicamente, porque nunca se previó presupuesto y venimos de cuatro años sin este instrumento. Hoy hay que establecer claramente un presupuesto del Deliberante, de Faltas, de Cuentas y todo lo que tenga que ver con la parte ejecutiva”, explicó. Alvarado dijo que se trabajaba en el nuevo presupuesto junto con el Deliberante y el asesor contable para ver cada área, pero se estipulaba que podría alcanzar a una cifra superior a los 55 millones de pesos. En la adecuación al nuevo sistema de gobierno “también impacta la funcionalidad de la relación entre Ejecutivo y Deliberante, creo que hubo falta de comunicación”, admitió la intendenta quien recriminó que “hubo bloques que tomaron como dinámica hacer pedidos de informes en vez de priorizar la comunicación verbal, cuando siempre hemos estado dispuestos a hablar”. “Acá nos tiene que preocupar qué es lo que está queriendo el vecino, para qué nos votó y darle respuestas, que no son complicadas. Pero hay que atenderlos y trabajarlo juntos porque si no, no vamos a llegar a ningún lado”, sostuvo la jefa comunal.


Comentarios


la intendenta