La investigación judicial pasará a un magistrado de Neuquén capital



NEUQUEN (AN)- En los próximos días el fiscal de Cutral Co, Raúl Aufranc, dejará de investigar la zona liberada en la destilería de Plaza Huincul y le pasará la causa a un colega de Neuquén capital. Es porque el miércoles pasado el gobernador Jorge Sobisch admitió que fue él quien dio la orden a la policía de no intervenir, cuando se produjeron serios enfrentamientos entre docentes y supuestos obreros de la UOCRA. Como esa orden fue dada desde esta capital, el supuesto delito se cometió aquí y le corresponde investigarlo a un juez local.

Fuentes judiciales señalaron ayer que apenas retorne de su licencia, el fiscal Aufranc le pedirá a la jueza Beatriz Martínez que declare la incompetencia para seguir investigando el caso. "El discurso de Sobisch haciéndose cargo de la orden es un fuerte indicio para que en Cutral Co se desprendan de la causa, porque impartió la directiva desde aquí", señaló una de las fuentes.

Las palabras del gobernador aceleraron los tiempos de la causa. Desde el primer día se sabía que tarde o temprano, Aufranc pediría que declaren su incompetencia para seguir interviniendo porque los tres policías denunciantes, Leonel Seguel, Luis Morales y Mario Zambrano, dijeron que la orden de no actuar la recibieron directamente desde la Jefatura de Policía, con asiento en Neuquén. Una mínima investigación habría demostrado con facilidad que decían la verdad. Con su discurso, Sobisch se anticipó a la conclusión final que habría tenido la investigación.

Respecto del delito que habría cometido el gobernador, las fuentes opinaron que fue "abuso de autoridad", que castiga al que imparte una orden contraria a la ley. Claro que no descartaron que se aplique la cuestionada teoría de la "zona de exclusión", según la cual hay decisiones políticas que la justicia no puede revisar.

De todos modos, advirtieron, "si el gobernador le dio la orden al jefe y al subjefe, y ellos la retransmitieron, eso los convierte en coautores. Por más verticalista que sea la Policía, nadie está obligado a obedecer órdenes ilegales". Es lo que dijo el subcomisario Zambrano a este diario, después de denunciar a sus jefes. "Somos conscientes de la obediencia y los lineamientos estratégicos que el poder político nos puede marcar, pero fundamentalmente hay un límite que no se puede vulnerar de ningún modo y es el marco de legalidad". Zambrano desobedeció la orden, e intentó evitar el choque entre los docentes y los supuesto afiliados a la UOCRA que los desalojaron del piquete.


Comentarios


La investigación judicial pasará a un magistrado de Neuquén capital