La investigación se amplió más allá de Facundo

La base es el patrón genético de los Macarrón. También analizan muestras de la línea materna.

Cuando todas las sospechas por el crimen de Nora Dalmasso comenzaban a recaer sólo sobre su hijo, Facundo Macarrón, ayer trascendió que hay más integrantes de la familia que serán investigados por la Justicia.

Según este nuevo escenario, los investigadores tomarían como guía el patrón genético perteneciente a la «línea Macarrón», que ya vinculó al joven con el crimen mediante presuntas muestras de semen y piel.

La información, dada a conocer ayer en la edición electrónica del diario «El Puntal», de Río Cuarto, consigna que los investigadores policiales y judiciales tratan de vincular a tíos, primos y otros parientes de la rama paterna de Facundo.

Según la información, ya fueron consultados genetistas para determinar cuáles son los patrones que deben seguirse de acuerdo a las muestras de ADN.

El diario cordobés señala que «al no estar completo el análisis genético, y conocerse que el supuesto homicida es un integrante de la familia, amplían la pesquisa hacia otros hombres».

En este contexto, la tarea investigativa actuaría por descarte, dividiendo aguas entre quienes se mantuvieron más o menos cerca de Nora, hasta el momento de su asesinato,

ocurrido en noviembre del 2006.

En tanto, también surgieron quienes relativizaron el alcance incriminatorio de los rastros genéticos que imputaron a Facundo, acusado por el fiscal de abuso sexual agravado y homicidio calificado.

Para expertos consultados en Córdoba por el diario «Clarín», las presuntas muestras de semen y piel levantadas en la escena del crimen bien podrían pertenecer al viudo Marcelo Macarrón.

Esta postura sostiene que podrían ser rastros de una relación sexual que mantuvo con Nora antes de viajar a Punta del Este a jugar al golf (ver aparte).

En tanto, según la agencia de noticias Télam, el fiscal Javier Di Santo espera pruebas que realiza el FBI para determinar la línea materna de los rastros genéticos encontrados.

El fiscal, por otra parte, tendría nueve días para llamar a Facundo a prestar declaración, luego de que su argumento sobre el lugar en donde permaneció la noche del crimen tambaleó por la declaración de un amigo íntimo.

También el diario «Clarín» mencionó un posible eje de conflicto familiar: las preferencias sexuales del joven.

Incluso algunas amigas de Nora, siempre según el diario porteño, hablaron del tema cuando fueron citadas a declarar.

En paralelo, trascendió un informe realizado por un perito, que según el diario Perfil, aún no se incorporó a la causa. Es una «autopsia psicológica», dice el diario, de la mujer asesinada, confeccionado en base a lo que dijeron 50 personas de su círculo íntimo.

El perito, al tomar las declaraciones, ahondó en traumas de la infancia de Nora, en sus relaciones y comportamiento. Según algunos testimonios, la madre «lo sobreprotegía» a Facundo, «como si los uniera una relación edípica».

«A veces dormía en la cama del chico, cuando él no estaba, o en la de su hija, pero fue en la etapa en la que remodelaron la casa», consigna el informe citado por «Perfil».


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora