La jornada extendida aún espera edificio adecuado en Viedma

Las obras de refacción para el dictado de jornada extendida en la única escuela con esa modalidad, en Viedma, todavía no están terminadas y eso genera complicaciones. De todos modos, está garantizado el refrigerio reforzado, así como el almuerzo y la merienda de casi 400 chicos.




VIEDMA (AV)- La única escuela con jornada extendida en Viedma aún no puede cumplir plenamente con esta metodología. Sucede que se está acondicionando el edificio de la escuela Nº 308 ubicada en el barrio Guido que tiene más de 20 años. Se ha previsto la remodelación de aulas, pisos, aberturas y pintura en general.

Por esta razón Educación alquiló un edificio cercano donde funcionó hace tiempo un centro comercial y recientemente un salón de eventos. Allí se sirve el refrigerio reforzado, el almuerzo y la merienda. Además se realizan modificaciones en la planta alta para el dictado en ese lugar de los talleres que todavía no ha sido posible ponerlos en marcha.

Hasta que el colegio quede en condiciones, las horas curriculares serán dictadas en la escuela y el resto de la jornada en ese edificio alquilado, lo que implica además el traslado más de una vez al día de los 300 alumnos las cuadras que median entre el colegio y el local con el cruce de una transitada ruta que genera mucha precaución y recaudos.

El deseo de la comunidad educativa de este establecimiento es que no solamente se realicen los arreglos de la parte vieja de la escuela sino que se construyan el comedor, los baños y la ampliación de la cocina, infraestructura indispensable para llevar adelante esta propuesta.

La falta de espacio generó que los meses en que fue implementado el programa el año pasado el refrigerio, almuerzo y merienda se sirvieran en la misma galería de la escuela, lo que implicaba el armado y desarmado diario.

Hoy almuerzan entre 350 y 360 personas por día porque si bien es optativo, más del 90% de los alumnos concurren al comedor, señaló la directora Miriam Pelacsini, al puntualizar que los chicos regresan a sus casas con esas tres comidas diarias.

El 18 de agosto del año pasado fue inaugurado el programa en esta escuela, tiempo escaso para hacer una evaluación pero la expectativa es que este año se complete el ciclo cumpliendo todas las etapas de esta modalidad. No obstante, señaló que tras la inauguración se inició el comedor y paulatinamente una parte de los talleres. "A fines de setiembre ya estábamos con las ocho horas diarias", puntualizó.

Ante esta breve implementación y de acuerdo a lo que se pudo evaluar en ese corto tiempo fueron diagramadas etapas de implementación en función de un año, aprobándose los mismos talleres para este ciclo lectivo. Pelacsini detalló que en este momento está funcionando el taller de natación al que gustosamente concurren los chicos que son trasladados en colectivo hasta el Instituto de Educación Física.


Comentarios


La jornada extendida aún espera edificio adecuado en Viedma