La joven acusada de matar a su beba seguirá presa

Lo dispuso la Cámara de Apelaciones, que confirmó el procesamiento de la mujer. Para el defensor, es nulo porque la médica que la atendió violó el secreto profesional.



#

El episodio ocurrió en noviembre del año pasado. La mujer, de 20 años, dio a luz en su casa y, según la acusación, luego mató al bebé.

NEUQUÉN (AN)- La joven acusada de matar a su beba recién nacida en Zapala seguirá presa, porque la Cámara de Apelaciones rechazó todos los recursos presentados por la defensa y confirmó su procesamiento con prisión preventiva.

El fallo otorga un firme respaldo a los médicos que denuncien casos que son presuntamente delictivos de los que tomen conocimiento por su actividad.

El defensor de la joven, Ignacio Di Maggio, había anticipado a “Río Negro” que llegará hasta el Tribunal Superior de Justicia con este caso por lo que se especula que presentará un recurso de casación.

El hecho ocurrió el 26 de noviembre del año pasado en la vivienda de la imputada, en Zapala.

Según la información que dejaron trascender los investigadores, nadie del entorno familiar sabía que estaba embarazada aunque no se descarta que alguien la hubiera auxiliado el día del parto.

La joven, identificada como María Sifuentes (de 20 años), dio a luz a la beba y según la acusación la golpeó contra una piedra causándole la muerte.

Luego la mujer se presentó en el hospital de la ciudad con una importante hemorragia que puso en peligro su vida.

Di Maggio planteó que el expediente es nulo con el argumento de que la investigación comenzó con un hecho ilegal: la médica que atendió a Sifuentes violó el secreto profesional al avisar a la policía sobre el estado de la paciente.

“El médico que ejerce en un hospital público no puede estar obligado a denunciar los delitos de acción pública soslayando su obligación de guardar secreto profesional, pues se daría preeminencia a la necesidad del Estado de investigar por encima del derecho a la intimidad”, afirmó el abogado defensor de la mujer procesada.

Con dureza

La Cámara, con el voto del juez Héctor Rimaro al que adhirió el subrogante José Andrada, le contestó en algunos tramos con dureza. Señaló que con el criterio de la defensa, “quien acaba de truncar violenta y dolosamente una vida humana (…) puede verse alentado a buscar auxilio médico (…) a fin de confesarle con su voz y/o con su cuerpo, el ilícito proceder y, de tal forma, encontrar el puente de plata que lo conduzca lisa y llanamente a la impunidad. Esta es la consecuencia que arroja entronizar el secreto profesional”, se lee en un pasaje de la sentencia.

Agrega que “el médico tiene la obligación constitucional de comunicar a la autoridad” cuando se entera de un caso como este. “El deber de reserva médica y su contracara, el derecho a la tutela de la intimidad, están por debajo del derecho a la vida”.

Otro de los planteos de la defensa fue, en cambio, aceptado. Es el referido a la nulidad de las declaraciones prestadas en sede policial por dos hermanas de la imputada.

El expediente volverá ahora al juzgado de Instrucción de Zapala, a cargo de Oscar Domínguez, para que complete la investigación y eleve la causa a juicio, aunque es probable que el defensor Di Maggio presente antes un recurso de casación para llevar el caso al Tribunal Superior de Justicia.


Comentarios


La joven acusada de matar a su beba seguirá presa