La joven y su beba murieron intoxicadas por monóxido de carbono

La autopsia determinó que las víctimas no advirtieron el fuego y fallecieron por la inhalación de la combustión, pese a que luego las llamas alcanzaron sus cuerpos.



CIPOLLETTI.- La autopsia determinó que la joven madre y su beba murieron intoxicadas por monóxido de carbono, pese a que luego las llamas también alcanzaron sus cuerpos.

María José Sosa (19) estaba durmiendo con su beba Loreley (Loli) cuando comenzó el fuego. La investigación dice que no se hallaron indicios de que las víctimas hubiesen intentado escapar del fuego.

Es probable que el monóxido de carbono las haya hecho entrar primero en un estado de coma que las dejó totalmente indefensas en el interior de la pequeña casilla de madera de la toma San Sebastián B de Cipolletti, donde vivían.

Hoy temprano, sus cuerpos fueron sepultados en medio de un intenso dolor. El velorio apenas se realizó durante unas horas, en la madrugada, teniendo en cuenta de que la autopsia recién terminó de realizarse en Roca a las 23 del jueves.

En el cortejo fúnebre sobresalieron los móviles de los bomberos voluntarios de Cipolletti, que acompañaron a las víctimas en el recorrido desde la sala velatoria hasta el cementerio local. Todos se solidarizaron con el bombero Mario Diaz (22), pareja de María José y papá de Loli.

Las causas del fatal incendio aún no se confirmaron aunque los familiares de María José seguían manteniendo la presunción de que pudo haber sido un cortocircuito el que originó el fuego. El cableado de la casilla era provisorio, como en las demás viviendas asentadas en la toma San Sebastián B, uno de los barrios ubicados en la zona noreste de la ciudad.

 

Fuente: (AC).


Comentarios


La joven y su beba murieron intoxicadas por monóxido de carbono