La justicia no puede hallar a Ferreyra, Carbajo y Pujante