La Justicia ordenó que deriven a Luciana Pérez



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB)- La Justicia ordenó la derivación urgente al Hospital Garrahan, el Gutiérrez u “otro centro asistencial con la complejidad requerida” para revertir el cuadro de Luciana Pérez, la nena de dos años que permanece internada en el nosocomio local con un grave daño cerebral.

El juez civil Jorge Serra, tomó la decisión en atención a “las nuevas circunstancias respecto del estado de salud de la menor”, que a fines de noviembre recibió un diagnóstico de muerte cerebral, modificado parcialmente tras la intervención juicial.

Ayer la dirección de Hospital desplegó intensas gestiones para cumplir con el plazo perentorio de 24 horas establecido en el oficio bajo estricto hermetismo, lo que impidió conocer detalles sobre el estado de salud de la menor.

El pasado 2 de diciembre el magistrado hizo lugar al pedido de amparo presentado por los familiares y ordenó por primera vez la derivación de la paciente al Hospital Garrahan ante la imposibilidad de realizar los estudios previstos en la ley 24.193 para certificar la inexistencia de actividad cerebral.

El caso de Luciana desnudó una importante deficiencia del sistema de salud de la ciudad que carece de un electroencefalógrafo actualizado para cumplir con las exigencias del protocolo de diagnóstico de muerte bajo criterios neurológicos.

Su traslado quedó sujeto a la disponibilidad de camas y la aceptación de la derivación por parte del Garrahan, que rechazó el pedido en atención a “la inestabilidad de su salud”. La menor permaneció internada, con respiración asistida, en la terapia intensiva pediátrica del “Ramón Carrillo” donde el monitoreo periódico detectó un “pequeño movimiento” cada 9 minutos, semejante a un “intento de respiración” que desacreditaron aún más el diagnóstico inicial de “muerte cerebral”.

Este nuevo indicador, que los médicos atribuyeron a “un reflejo automático”, generó una fuerte expectativa entre los familiares que esta semana reclamaron el traslado urgente de la niña a Neuquén, con la ilusión de que alcance la “recuperación total” en el término de seis meses a un año.

En el oficio librado ayer, el juez le ordenó a la dirección de hospital que “realice en forma urgente una nueva consulta sobre la factibilidad de la derivación al hospital Garrahan a los fines de realizar los estudios requeridos” en el marco del amparo, en atención a “las nuevas circunstancias respecto del estado de salud” de Luciana.


Comentarios


La Justicia ordenó que deriven a Luciana Pérez