La lluvia dio una mano para aplacar el fuego en Lolog

La tormenta de las últimas horas mejoró las condiciones del combate de las llamas. La "cabeza" este y el costado norte fueron controlados, pero siguen los trabajos.

SAN MARTÍN DE LOS ANDES (ASM).- Los refrescantes 20 milímetros de lluvias precipitados desde la tarde del viernes hasta la madrugada de ayer, aplacaron la intensidad del fuego desatado en Lolog y favorecieron la actividad de los combatientes, que lograron detener el avance del incendio en los flancos Este y Norte.

Con más brigadistas, se continuaba trabajando a destajo en distinos puntos del siniestro.

Hasta el presente, las llamas devoraron más de 2.200 hectáreas de bosques y arbustos nativos.

De este modo, según se consignó en el parte oficial difundido por el Parque Nacional Lanín, se sigue la estrategia de combate redefinida luego de que el foco de incendio adoptara un comportamiento explosivo y pasara a afectar más de 2.000 hectáreas en el cañadón León.

Ayer arribó a esta ciudad el presidente de la Administración Nacional de Parques, Héctor Espina, proveniente del Chubut, donde también siguió paso a paso los incendios en el Parque Los Alerces.

Desde la intendencia del PNL en pleno centro de San Martín, Espina tomó contacto con los responsable de la lucha contra el fuego, y se aprestaba a realizar vuelos de reconocimiento sobre la zona afectada.

 

La evolución

 

Como se apuntó, la cabeza del incendio, en su flanco Este, se hallaba contenida en la tarde de ayer, con el fuego aplacado, aunque algunos puntos en el perímetro y el interior aún mantenían altísimas temperaturas.

Para evitar que la cabeza vuelva a intensificar actividad, a lo largo de la noche del viernes y la madrugada de ayer, 16 brigadistas se quedaron trabajando con agua y herramientas manuales, junto al jefe del Departamento de Incendios, Comunicaciones y Emergencias (ICE) del Parque, mientras que el resto de las brigadas fue replegado hasta San Martín de los Andes.

Ya con las primeras horas de día, los combatientes reanudaron la tarea.

 

Refuerzos

 

A las 49 personas que se encontraban trabajando en el lugar, se sumaron 14 brigadistas más provenientes de la Coordinación de Lucha contra Incendios Forestales (CLIF) de la Administración de Parques Nacionales, provenientes de Bariloche.

Además, a partir del mediodía comenzó a operar un tercer avión hidrante, también despachado desde Bariloche por el Plan Nacional de Manejo del Fuego.

Las condiciones meteorológicas previstas para la jornada eran de tiempo parcialmente nublado, con temperatura en ascenso y vientos con un pasaje gradual de fuerte a moderado desde el Suroeste.

Los responsables del ICE organizaron un campamento base para 70 personas en la pampa de Auquinco, para avanzar desde allí lo más pronto posible sobre el perímetro del incendio, controlarlo e iniciar posteriormente la etapa de extinción. De esta forma, el fuego que complica desde hace días a la zona comenzaba a ser controlado ayer.


Comentarios


La lluvia dio una mano para aplacar el fuego en Lolog