La lluvia trajo alivio pero también problemas



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- La esperada lluvia, que permitió reducir el peligro de incendios en los bosques andinos, generó algunos problemas en las calles, por montículos de ceniza. Esto derivó en quejas contra los vecinos que sin escrúpulos continúan tirando arena con cenizas a las calles. Ayer se taparon varias bocas de tormenta y se formaron pequeñas inundaciones callejeras, en particular en los barrios del centro. El temporal fue el primero en importancia de este año. Ayer las precipitaciones orillaron los 35 milímetros y también tuvieron lugar fuertes vientos que ocasionaron algunas caídas de árboles. El mayor problema lo tuvo un vecino del barrio Rancho Grande, quien sufrió graves daños en su vehículo, un Ford K 0 kilómetros, sobre el cual se cayó un viejo ciprés. Las fuertes lluvias formaron rápidos cursos de agua en las calles pavimentadas con pendientes y removieron los montículos de arena y ceniza que algunos vecinos tiraron sobre la calzada. Esto puede verse fácilmente en el Barrio Belgrano. Uno de los vecinos aseguró a este diario que algunas personas contratan trabajadores para que hagan limpieza en los jardines y le ordenan tirar todo a la calle. “No son capaces de contratar un contenedor, pese a tener suficientes recursos para pagarlos”, indicó. Así se puede ver montañas de arena y también restos de poda, escombros y otros desperdicios. Pese a que personal municipal recorre cada tanto los barrios para llevarse estos restos, no da abasto. En general los camiones solo recolectan el pasto y restos de poda en bolsas plásticas, pero lo que esta suelto dura meses. Con lluvias la arena se lava y fluye por las pendientes, tapando bocas de tormenta y provocando pequeñas inundaciones. Otros vecinos propusieron que se multe a los que tiran las cosas a la calle. Según pudo averiguar este diario en el municipio no hay ordenanzas claras al respecto.


Comentarios


La lluvia trajo alivio pero también problemas