La lluvia y la nieve causan estragos en Bariloche

El temporal no da respiros a los barilochenses. Colapsaron los sistemas pluviales y se rajaron tuberías. Desde el municipio dicen estar desbordados. Se esperan más precipitaciones.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- La siempre esperada nieve, que implica promoción y buenos augurios para el turismo invernal superó la capacidad de trabajo e infraestructura de la ciudad, que debió convocar a los distintos organismos provinciales y nacionales para dar respuesta a los innumerables pedidos de asistencia.

El frente de tormenta que se abate sobre la región acumuló durante los primeros cuatro días del mes unos 186 milímetros de precipitaciones de lluvia y nieve en la ciudad, equivalente al promedio histórico de junio para Bariloche.

El meteorólogo Gilberto Taddeo señaló que los registros alcanzados “no están fuera de los normal” y que es “lógico” esperar nuevas precipitaciones. La tormenta dejó al descubierto las serias falencias de infraestructura de la ciudad.

Barrios completos sin luz ni teléfonos, cables de distintos servicios en el suelo, arroyos desbordados, viviendas dañadas, familias evacuadas, árboles caídos, calles anegadas y obstruidas, y el aeropuerto cerrado durante toda una jornada, es el saldo del abanico de problemas que dejó a la vista el temporal.

La intensa lluvia que sucedió a la nieve desbordó los sistemas pluviales de la ciudad, provocando situaciones críticas en distintos puntos del casco urbano.

El caso de mayor peligrosidad se produjo por el taponamiento del entubado del arroyo Sin Nombre, en pleno radio céntrico.

La presión del cauce que se inició bajo la calle 24 de Septiembre, rajó las cañerías y el pavimento sobre otras arterias, y obligó a varias dotaciones de bomberos y Defensa Civil a trabajar en el bombeo de las aguas para evitar un desmoronamiento que pudiera arrasar con las viviendas ubicadas cauce abajo.

Otros casos críticos, aunque de menor peligrosidad, se registraron en el barrio El Mallín y en el paredón de las calles Mitre y Elordi que, a causa de la intensa lluvia, presentó problemas estructurales serios que obligaron a cerrar el tránsito en ese sector.

El director de Servicios Públicos, Ramón González, dijo que “la situación general es bastante crítica” y reconoció que el municipio está “sobrepasado” en su capacidad de respuesta. El funcionario evaluó que “la ciudad va a quedar bastante deteriorada” tras la tormenta.

Hacia el oeste los barrios quedaron atravesados de remiendos en el sistema de distribución eléctrica, que sufrió serias averías. La CEB (Cooperativa de Electricidad Bariloche) trabajó hasta altas horas de la noche, junto a personal de Parques Nacionales, realizando tareas preventivas y reponiendo el servicio en distintos sectores de la ciudad.

La situación de los barrios periféricos, donde la emergencia climática se sumó a la social, seguía siendo la más delicada y hasta anoche había unos 22 evacuados en distintos centros. En el momento más crítico llegaron a 40 y por lo menos varias familias en situación de traslado que se resistían a la evacuación por temor a los robos.

También en Villa La Angostura la tormenta produjo inconvenientes. Las calles pavimentadas fueron despejadas de nieve por la acción de la lluvia y los empleados municipales, pero ayer seguía siendo casi imposible el tránsito en algunas arterias de tierra. Varios vecinos estaban sin luz ni teléfono y hubo autoevacuados que se sumaron a los traslados realizados por la municipalidad a centros infantiles.

Recomiendan máxima precaución en rutas cordilleranas

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Pese a la inclemencia climática, las vías de acceso a Bariloche no presentaron mayores inconvenientes de circulación y al cierre de esta edición no se habían registraron accidentes.

Las rutas nacionales se encontraban transitables pero con distintas observaciones. La ruta 231, a Villa La Angostura y Chile, tenían acumulación de hielo y nieve, y demandaba transitar con cuidado, mientras que la 258, a El Bolsón, exigía precaución y uso de cadenas en las zonas del cañadón de la Mosca y Pampa del Toro.

Sólo la ruta nacional 234, camino a 7 Lagos, estaba cortada con gran cantidad de arboles caídos. El paso fronterizo Cardenal Samoré se mantuvo cerrado durante las primeras horas de ayer por la importante acumulación de nieve que alcanzó unos 80 centímetros, pero pasadas las 16 quedó habilitado para el tránsito de vehículos con cadenas.

El aeropuerto local operó normalmente y por la noche se tomaron las previsiones para evitar el congelamiento de la pista de aterrizaje. El sábado la aeroestación estuvo cerrada por problemas meteorológicos y la presencia de nieve y hielo en la pista.

En Bariloche el servicio de transporte público de pasajeros se brindó con normalidad, y solo tuvo inconvenientes para entrar en algunos barrios, como el Pilar II donde las vías de acceso quedaron tapadas por al nieve.

Catedral con problemas

Con 80 centímetros en su base y más de 2 metros en la cumbre, el centro de esquí cerro Catedral ya palpita el clima del invierno. La gran nevada sorprendió a casi todos y no sólo ocasionó problemas en la ciudad, también el complejo invernal se quedó temporalmente sin luz, teléfono y otros servicios. “Hace años que no caía una nevada tan húmeda”, aseguraron en el complejo.


Comentarios


La lluvia y la nieve causan estragos en Bariloche