La magia del cine en pantalla grande

Es un homenaje a George Melies maravillosamente narrado.

#

Scorsese vuelve a poner de manifiesto una capacidad narrativa extraordinaria en este filme.

Pedro Fernández Mouján

Se estrenó esta semana en la región el filme de Martin Scorsese “La invención de Hugo Cabret”, una película de aventuras que es también un homenaje a George Melies y los comienzos de la cinematografía, en la que el creador de “Buenos muchachos” y “Casino” aborda por primera vez el cine en tres dimensiones y obtuvo 11 nominaciones al Oscar. Scorsese logra narrar una historia de una ternura conmovedora, ambientada en la estación central de París en la década del 30 y donde conviven el maquinismo, la época de los inventos, los comienzos del cine, los sueños y la voluntad de crear. Basada en una novela de Brian Selznick que lleva el mismo título que la película en la Argentina (la versión original del filme solo lleva por nombre “Hugo”), la cinta es también un homenaje al realizador francés Georges Melies (1861-1938), mago e ilusionista, hombre del entretenimiento que se transforma en uno de los pioneros del cine, el primero, de hecho, en descubrir la capacidad ficcional del séptimo arte. La película cuenta la historia de Hugo Cabret (Asa Butterfield), un niño huérfano que vive en forma casi ilegal detrás de los muros de la estación de trenes de París, donde pone en hora los relojes, desde donde observa el deambular cotidiano de ese centro de abordaje de la ciudad y que se impuso la misión de restaurar un antiguo autómata que su padre buscaba poner en funcionamiento antes de su muerte. Allí se produce el encuentro accidental con Melies (Ben Kingsley), que en esa época (y recogiendo datos reales de su vida), abandonó el cine y regentea un local de venta de juguetes en la misma estación. La reunión de Melies y Cabret desencadena toda la historia del filme en la que el niño intenta concluir su misión y en la que se va descubriendo, de a poco, la historia y la vida de Melies. Hay también otra serie de personajes, algunos más centrales y otros más periféricos. Entre los principales se encuentran la joven Isabele (Chloe Grace Moretz), hija adoptiva de Melies y Mama Jeanne (Helen McCrory), que se convierte en la compañera de aventuras de Hugo; el inspector de estación Rene Tabard (Michael Stuhlbarg), veterano de la Primera Guerra e impiadoso con los niños vagabundos pero al mismo tiempo tímido y de buen corazón, a quien se deben las escenas más divertidas de la cinta. También el padre de Hugo, que aparece en el comienzo y está interpretado por Jude Law. Filme de aventuras infantiles y altamente recomendable para niños, “La invención de Hugo Cabret” es una película extraña dentro de la extensa y muy notable carrera cinematográfica de Scorsese, pero donde el realizador de “Taxi Driver” vuelve a poner de manifiesto una capacidad narrativa extraordinaria. En su primera incursión en 3D, Scorsese no va detrás de los efectos sino que busca darle a esta tecnología un concepto cinematográfico amplio. Esta primera incursión en las tres dimensiones le valió a Scorsese 11 nominaciones para los premios Oscar, que se entregan el 26 de febrero próximo, siendo la máxima candidata y abarcando categorías como mejor película, director, fotografía, guión adaptado, efectos visuales, sonido y vestuario, entre otras. (Télam)


Comentarios


La magia del cine en pantalla grande