La máquina de hacer fútbol está en la final

Argentina desparramó buen juego y goles en Atenas: fue 3 a 0 a Italia.

El camino de Argentina hacia la medalla de oro en fútbol parece inevitable.

Ayer volvió a demostrar que es el mejor equipo de los Juegos y no tuvo problemas en mandar a Italia a pelear por el bronce. Con otra notable actuación de Carlos Tevez venció a los italianos por 3 a 0 y jugará la final con Paraguay.

Por la calidad del rival, ayer se vio lo mejor del equipo de Marcelo Bielsa en lo que va del torneo. A la hora de repasar los puntos altos, sobresale lo de Tevez, que logró destrabar el cerrojo italiano con una "tijera" de antología, y puso las asistencias de los otros dos goles.

Pero darle los méritos sólo al jugador de Boca sería una injusticia, porque los once (y los que entraron después) tuvieron un partido de alto rendimiento.

Un párrafo especial merece Germán "Poroto" Lux, que le aportó seguridad al arco argentino, confirmando que está pasando por su mejor momento. Llegó hasta la final de los Juegos Olímpicos sin que le marquen goles, sumando 450 minutos invicto.

Coloccini, Ayala y Heinze prácticamente no sufrieron en el juego aéreo y controlaron muy bien al peligroso Gilardino. En el medio, Javier Mascherano y el "Kily" González asfixiaron permanentemente las escaladas de los mediocampistas italianos.

Cuando quiso, de mitad de cancha hacia adelante se vio lo mejor. "Lucho" González finalmente "despertó" y se cansó de tirar paredes con D'Alessandro, dejando en ridículo a más de un defensor. Rosales y Delgado cumplieron con sus habituales cuotas de desbordes y centros punzantes.

En un partido tan importante no podía faltar el mejor. Tevez no tuvo tanto contacto con la pelota como en otros encuentros, pero sus apariciones fueron determinantes para que la selección esté en la final.

Volviendo al partido en sí, por primera vez Argentina se en

frentó a un equipo que trató bien la pelota y que se la había quitado en los primeros minutos. La ilusión duró apenas 15 minutos. D'alessandro se asoció con "Lucho" que abrió para Rosales. Centro al medio del área que no pudo terminar de despejar Ferrari, Tevez hizo un paso para atrás y sacó una notable "tijera" para empezar a abrir el camino de la victoria.

A partir de ahí, Argentina se soltó y empezó a hacer su juego: presión en todos lados, circulación de pelota, tranquilidad para buscar la mejor opción y mucha fantasía.

Se tomó un respiro entre los 10 y los 20 del segundo tiempo, cuando Italia amenazó con acercarse a Lux, pero fue sólo una ilusión. Lo dejó venir y le metió una contra letal. De pronto Tevez quedó frente a los dos últimos defensores, pero en vez de encararlos, tocó para "Lucho" González que venía como un tren. El mediocampista de River se acomodó y puso la pelota en el ángulo con un derechazo tremendo.

Enfrente quedaba un equipo parado en la cancha, mirando cómo Argentina movía la pelota y esperando un final de juego menos abultado. Pero otra vez apareció D'Alessandro, una asistencia perfecta para Tevez que le dijo "tomá y hacelo" a Mariano González: 3 a 0. Sólo quedaba tiempo para el disfrute 'albiceleste'.

El sueño de conseguir la primera medalla de oro en fútbol está a sólo 90 minutos. El último obstáculo será Paraguay.

Argentina llega como amplia favorita y si sigue con el mismo libreto, sólo una catástrofe le impedirá subir a lo más alto del podio y ganar el único título que le falta. (AC)

 

"Nos costó marcar la diferencia"

"Se sufrió bastante durante el partido". La frase no pertenece a un espectador distraído. Todo lo contario. La dijo Marcelo Bielsa, el más atento y concentrado de todos quienes hayan visto el partido ayer. El entrenador amplió diciendo que "nos costó muchísimo establecer esa diferencia al final" y aclaró enseguida que nunca son "fáciles" estos partidos.

En conferencia de prensa tras el encuentro, Bielsa señaló que "hasta el tercer gol el partido no estaba resuelto" y que tras el tanto de Mariano González, que gritó, dijo que se tranquilizó porque "había una diferencia más amplia y con muy poco tiempo para disputarse".

A la hora de destacar lo mejor del equipo en la victoria ante Italia, Bielsa mencionó "el espíritu colectivo para recuperar la pelota". "Nos costó pasar de la situación de peligro a la situación de gol, pero tres goles en medio de 10 llegadas es un buen porcentaje de efectividad", aclaró Bielsa.

Por último, sobre la medalla de plata que ya aseguró el fútbol, Bielsa dijo: "El partido final evita el entusiasmo. La expectativa apunta ahora a resolver nuestro próximo partido". (DyN)

 

El juego como argumento

No hay dudas. Esta selección argentina es el mejor equipo de fútbol de los Juegos de Atenas. Y no sólo por sus números, que justificarían por sí mismos todo comentario a su favor. Su fútbol habla por sí mismo. Su juego es su mejor argumento.

Lo sobresaliente de esta selección es su mediocampo y la conexión que existe entre éste y los delanteros.

Luis González aporta quite, salida rápida y buen pie. Es fundamental en el circuito de juego rápido en el sector medio.

Javier Mascherano es todo sacrificio y quite, potenciados con la extraordinaria velocidad para moverse.

El nexo entre ellos y los delanteros es Andrés D'Alessandro, todo sutileza. Pero la gran figura es Carlos Tevez. El de Boca juega para él y para el equipo. Hace y deja hacer. El sin dudas es el mejor.

Notas asociadas: Paraguay hace historia El sueño dorado de Las Leonas terminó entre lágrimas  

Notas asociadas: Paraguay hace historia El sueño dorado de Las Leonas terminó entre lágrimas  


Comentarios


La máquina de hacer fútbol está en la final