La maquinaria electoral estuvo ausente

NEUQUEN - Muchos ciudadanos que por costumbre o necesidad o por las dos cosas utilizan los aparatos partidarios para movilizarse hasta los lugares de votación se vieron obligados a valerse de sus propios medios porque esta vez no existió el clásico despliegue de combis, taxis y remises de los partidos políticos.

Aún así, no fueron pocos los que persistieron en la rutina de los domingos de elecciones y recorrieron locales de la Alianza y el PJ en busca de alguien que los lleve hasta la escuela.

Sin los cientos de autos y camionetas que caracterizaron la elección del 26 de setiembre, el paisaje de la ciudad cambió notablemente.

Desde muy temprano los vecinos de esta ciudad se volcaron a las calles para ejercer el derecho a voto. En una de las mesas de la escuela ubicada en Remigio Bosch 1.050 a las 13 ya había votado el 50 por ciento del padrón.

Pero además de las escuelas, la sede de la Secretaría Electoral y las comisarías fueron los lugares más concurridos. En la Secretaría Electoral habían colocado en la vereda, sobre la calle Sargento Cabral, una computadora para quienes precisaban saber dónde debían votar. Un joven manejaba la computadora y desde las 8 y hasta aproximadamente las 12 no había tenido descanso. Sus compañeros, en tanto, desde las ventanas del edificio atendían a los ciudadanos por problemas tan disímiles como el de no figurar en el padrón o figurar pero con documento distinto.

En las comisaría en tanto se formaban colas de personas que tenían que obtener certificado de presencia en esta ciudad para justificar que no habían podido votar en sus lugares de origen.

El gobernador electo Jorge Sobisch no usó esta vez sus típicas cábalas de los días de comicios pero no rompió la rutina de votar a las 11 y luego ir a tomar un café a un bar de la avenida Argentina. En declaraciones a los medios que lo esperaban a la salida del cuarto oscuro, Sobisch reconoció que las expectativas de la población habían descendido bastante porque mucho ya se había definido en las elecciones del 26 de setiembre.

"En líneas generales en Neuquén los municipios, concejos, diputados nacionales y la gobernación ya se definió y hay un gran porcentaje de movilización de los partidos políticos que no participan de la misma manera como lo están haciendo por ejemplo en Río Negro donde se definen varios municipios", opinó.

El futuro mandatario viajó anoche a Buenos Aires para desde allí partir hacia algún lugar que aún no tenía definido para descansar 15 días. No descartó mantener una reunión con el futuro presidente de la Nación durante el período de transición que culminará el 10 de diciembre.

"No hubo una gran sorpresa"

El diputado provincial frepasista Raúl Radonich, dijo no estar sorprendido por el contundente triunfo de la Alianza en Neuquén, en tanto consideró que el signo aliancista del gobierno nacional no perjudicará a la próxima administración del MPN, a pesar de que el gobernador electo -Jorge Sobisch- adhirió públicamente a la candidatura de Eduardo Duhalde.

"La Alianza va a gobernar jerarquizando lo institucional, con reconocimiento a cada una de las provincias; cuando termine el ciclo menemista, se terminará con esta discriminación hacia las provincias y los distintos sectores sociales", manifestó ayer Radonich, en medio de los festejos del triunfo aliancista en el monumento a San Martín.


Comentarios


La maquinaria electoral estuvo ausente