La matanza de Berlín golpea a Merkel por su política de refugiados

Las fuerzas conservadoras de la derecha y su propio partido le caen encima. Estado Islámico se adjudicó el ataque a un mercado navideño que dejó 12 muertos.



La esperanza de los alemanes de dar rápidamente con el responsable del ataque a un mercado navideño que segó la vida de 12 personas dio ayer paso a la alarmante certeza de que el agresor sigue suelto y armado y de que responde a las órdenes de la milicia terrorista Estado Islámico.

El nuevo escenario de incertidumbre puede ser un duro golpe para la canciller Angela Merkel, cuestionada por su generosa recepción de los refugiados en 2015, justo cuando comenzaba a recuperar parte de la popularidad perdida.

El primer sospechoso del atentado, liberado después, era un solicitante de asilo paquistaní, detenido el lunes tras los hechos.

El grupo Estado Islámico (EI) reivindicó el atentado con un camión, en tanto que la policía alemana seguía buscando al responsable. “Un soldado del EI cometió la operación en Berlín en respuesta a los llamados para atacar a los ciudadanos de los países de la coalición internacional” anti-EI, precisó Amaq, la agencia de propaganda yihadista.

El primer sospechoso del atentado es de un sujeto de 23 años, llegado a Alemania en febrero de 2016 a través de la ruta de los Balcanes, quien ayer fue liberado por falta de pruebas incriminatorias.

Sin esperar noticias sobre el autor de la matanza, la extrema derecha alemana ya achacó la responsabilidad a Merkel.

“Son los muertos de Merkel”, denunció uno de los responsables del movimiento Alternativa para Alemania (AfD), Marcus Pretzell. “Alemania ya no es segura” frente “al terrorismo del islamismo radical”, dijo la principal figura de AfD, Frauke Petry, que criticó la decisión de Merkel de abrir las puertas del país a los migrantes y solicitantes de asilo en agosto de 2015.

La matanza de Berlín reavivó también las críticas de la Unión Social Cristiana , la rama bávara del partido conservador de Angela Merkel, que desde hace un año denuncia la llegada de refugiados y exige limitarles la entrada.

El drama del mercado navideño de Berlín –que recuerda la matanza con un camión el 14 de julio en Niza, sur de Francia, que dejó 86 muertos– ocurrió justo en el momento en que la canciller comenzaba a recuperar el terreno perdido entre la opinión pública, inquieta por la llegada de refugiados, desde hace 16 meses.

Después de una brusca caída de popularidad a comienzos de año y una serie de derrotas en las elecciones regionales, en las últimas semanas Merkel registraba una mejora en los sondeos.

“Es difícil ahora, pero hallaremos la fuerza para vivir como queremos en Alemania: libres, mancomunados y abiertos”.

La canciller Angela Merkel acusó el golpe justo cuando volvía a mejorar su imagen.

Europa incrementa las medidas de seguridad

Los mercados navideños permanecerán cerrados un día tras el ataque en Alemania y además se instalarán balizas en algunos de ellos para evitar el acceso de vehículos a áreas peatonales.

Se ha intensificado la presencia policial en las fronteras. Parte de los agentes portan metralletas y chaquetas antibalas.

En Francia, el presidente Hollande habló de un “alto nivel de alerta”, refiriéndose a las estrictas medidas de seguridad puestas ya en marcha en espacios públicos del país.

Datos

“Es difícil ahora, pero hallaremos la fuerza para vivir como queremos en Alemania: libres, mancomunados y abiertos”.

Comentarios


La matanza de Berlín golpea a Merkel por su política de refugiados