La Mesa de Enlace desconfía del nuevo ministro de Agricultura



BUENOS AIRES (ABA).- La Mesa de Enlace Agropecuaria subió la guardia y ya sospecha de las intenciones del gobierno nacional con la reciente creación del Ministerio de Agricultura y la designación de Julián Domínguez. “Habíamos abierto un compás de espera alentador, pero el ministro acaba de admitir que las políticas públicas las va a fijar el INTA. O perdió enseguida facultades, o como no encuentra soluciones rompió el diálogo”, expresó el dirigente del campo Ricardo Buryaile, quien ayer se despidió de la vicepresidencia de CRA y se prepara para asumir en menos de dos meses como diputado nacional por el Acuerdo Cívico y Social.

Buryaile replicó a Domínguez quien en una de sus primeras declaraciones acusó a la Mesa de Enlace de estar politizada. “La entidad hace política… agropecuaria, la cual está ligada a la forma de poder”, señaló el legislador electo por Formosa.

“Primero vaciaron la secretaría de agricultura, después se creo un ministerio y ahora resulta que las políticas las dicta el INTA, que tiene que hacer investigación y desarrollo relacionada con la tecnología y producción agropecuaria. ¿Qué sentido tiene?”, se preguntó el dirigente agropecuario.

Quien fuera el segundo de Mario Llambías, consideró que el objetivo del gobierno es sembrar “confusión” y “aprovechar los recursos del Estado para manejarlo y distribuirlo entre amigos”.

En el primer concepto incluye la designación de María del Carmen Alarcón (ex referente del agro y funcionaria de Hermes Binner) quien está bajo la órbita del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández y ahora “ni se sabe donde está su oficina”. Aparte -agregó Buryaile- pocos días después pusieron en marcha el ministerio.

En la segunda definición ubicó lo que ocurre con la Oficina Nacional de Control y Comercialización (Oncca), “un organismo que tendría que ser de control agropecuario pero desde el cual se ha montado un mecanismo de corrupción”, dijo.

Buryaile destacó que los precios de la soja a nivel internacional abre buenas expectativas aunque los internos “son un desastre”.


Comentarios


La Mesa de Enlace desconfía del nuevo ministro de Agricultura