La mirada de una generación inconforme

"...por representar la resistencia de las personas y su lucha para salvaguardar



por: MARTIN VALBUENA

ILUMINADOS POR EL FUEGO

Esteban Leguizamón (Gastón Pauls) en 1982, a los 18 años, fue llevado como soldado para combatir en Malvinas. A partir del intento de suicidio de uno de sus ex compañeros, Esteban se sumerge en recuerdos. A veinte años de la guerra, decide volver a las islas en busca de algunas respuestas que alivien sus pesadillas. Leguizamón llega al cementerio y frente a la tumba de su amigo Juan, recuerda y llora. Pero los soldados que allá fueron eran tan pibes que ni siquiera sabían que sus tenientes o capitanes eran los mismos que pocos años antes hicieron desaparecer a miles de argentinos, o torturaron embarazadas y robaron luego sus hijos en los centros clandestinos de detención. Ellos subieron a un Hércules y allá iban: algunos se sentían héroes, otros víctimas, pero ninguno podía ni siquiera pensar que serían estaqueados por sus propios oficiales, como también muestra la película en una de sus imágenes más conmovedoras. Juan, como cientos de Juanes, murió en Malvinas. Vargas, cientos de Vargas se suicidaron años después. Un testimonio escalofriante.

 

LA DIGNIDAD DE LOS NADIES

La dignidad de los nadies” nace premiada en el mundo entero, y prolonga el testimonio de un puñado de argentinos que con nada, sigue intentando sobrevivir a la crisis. Una película sobre la historia Argentina más reciente. Solanas camina el país con su cámara en primera persona buscando el rostro de la solidaridad de las clases más postergadas, descubriendo relatos conmovedores de la resistencia social. El autor, como en casi toda su obra, vuelve a mezclar realidad y poesía, acercando hechos reales (datos alarmantes) a la ficción. La estructura narrativa es como la de un libro en capítulos que se inaugura con la impronta romántica del realizador y va atravesando los diferentes momentos de la lucha. Una película que muestra en sus protagonistas respuestas audaces al creciente desempleo y salidas heroicas contra el hambre y la pobreza. A chacareras que enfrenta los bancos para impedir más de mil remates judiciales. Iniciativas sociales creadas por los vecinos, marchas de silencio de familiares de víctimas de mafias policiales que lograron desenmascarar a los asesinos y llevarlos a juicio. Fábricas recuperadas por sus ex trabajadores que demostraron que con la autogestión podían producir con eficiencia y calidad. En fin, una Argentina casi desconocida, que nunca bajó los brazos.

 

EL AURA

Después de dar el golpe con su ópera prima “Nueve Reinas”, Bielinski vuelve con el suspenso. Pero desempolvar el género en un mercado poco acostumbrado trae consecuencias, ya que los espectadores no dudarán en compararla con las superproducciones del primer mundo y luego, esperar que sea aceptada. Por eso la apuesta es doble, ya que deberá hacer olvidar (aunque sea por un rato) su primer película y reafirmar todo el talento demostrado. La película está ambientada en los bosques de la cordillera patagónica, con una estética fría y desoladora, y donde mientras la música construye al personaje, los colores se van apagando detrás de las sombras. Darín compone un embalsamador atormentado que recuerda todo, con demasiada precisión, y que cuando su mujer lo deja por otro, cobra vida casi sin saberlo su plan, “el robo perfecto”. La trama va al ritmo del tono mental que cierne la vida del protagonista, que por su condición de epiléptico experimentará algo único, “el aura”, un momento de extraña iluminación, de libertad amplificada, en donde todo se confunde antes de derrumbarse en una crisis. Un antes y un después, como el trágico accidente que irrumpe y lo conecta inesperadamente con la posibilidad de asaltar un blindado con las ganancias del casino. La película acelera y el género se transforma en policial. Las sospechas, el clima y los sonidos se agudizan, ahora convivirán en permanente tensión secretos que protege la naturaleza, personajes que ocultan pasados y Espinosa (Darín), que llegó para patear el tablero y desabrochar su esencia, sus pecados, en fin, a la vida que celosamente guardó, le llegó el momento. La película transita con un notable pulso narrativo mientras que la calidad técnica es llamativa, las atmósferas logradísimas que caracterizan el amplio manejo actoral del realizador pocas veces se han visto en el cine local. Realismo cinematográfico para un guión interesante, que flaquea sobre el final dejando una sensación de desconcertante ambigüedad.


Comentarios


La mirada de una generación inconforme