“La mística está y se transmite”

Lastreto analizó el gran año del Alto Valle y piensa en el 2014.



#

“En la UAR saben que hemos crecido y por eso nos consideran”, dijo el presidente de la Unión.

rugby

Cecilia Maletti

NEUQUÉN (AN).- El 2013 quedará marcado a fuego en el rugby zonal. La participación de Alto Valle en la elite del Campeonato Argentino era un motivo para bajar la persiana y decir “ya está, objetivo cumplido”. Sin embargo, esa presencia con los mejores no pasó inadvertida, terminó con gloriosa permanencia y se rompieron todos los pronósticos. Ese 14-10 ante Mar del Plata fue el broche ideal para una temporada que tuvo otro gran año de Neuquén RC, el crecimiento de varios equipos “chicos” y un trabajo a full con el Plar, el plan de alto rendimiento que se transformó en el caballito de batalla de la Unión valletana. Mantener firmes estos pilares, es la meta de la comisión de lidera Javier Lastreto, quien afirmó que “será difícil repetir estos logros en 2014”. Igual, redobló la apuesta y avisó que van por la nueva casa de la Unión y por la consolidación de los torneos zonales. –¿Creían, en serio, que se podía mantener la categoría? –Era una utopía. Nosotros imaginábamos, después de haber visto el sorteo, que teníamos que trabajar para los dos partidos del repechaje. Era imposible sumar puntos en la primera fase y por eso la idea era llegar de la mejor manera a los dos juegos de cierre. –¿Los resultados de los primeros partidos preocuparon? –Sabíamos que enfrente íbamos a tener equipos poderosos, con jugadores de Jaguar, Pampas o Los Pumas. Pero siempre tratamos de sacar lo positivo. Con Salta, por ejemplo, rescatamos que faltando 15 minutos estábamos 26-13 jugando en el ingoal de ellos, no que perdimos por 60. –¿Cuándo se dieron cuenta de que el equipo podía reaccionar? –La recuperación se vislumbró contra Córdoba, donde los chicos jugaron un gran partido. Hacerles dos tries, uno de scrum y otro de pelota recuperada en el scrum no es fácil. Ahí se notó una recuperación notable. –Igual costó con Noreste… –No se pudo definir por errores propios. El tema fue que, a diferencia de los otros partidos, se tuvo la posesión de la pelota. Antes defendíamos y defendíamos y de repente nos encontramos en una situación extraña. Por suerte llegó ese drop de Maxi García, que alimentó las esperanzas y eso nos permitió llegar muy confiados a Mar del Plata. –No se quedaron con la sensación de que ya está. –Es que en este grupo se da una particularidad, que por suerte también se da en las categorías de abajo y es que no se entrega nunca. Tiene una base muy sólida de jugadores del Neuquén, un equipo que ha ganado todo y que perdió el ascenso, porque nunca tuvo la chance de definir de local. Y a eso se le ha incorporado un buen grupo de Marabunta, de 10-12 jugadores que encajaron perfectamente y que llevaron a tener un pack de forwards tremendo. Lo dijo Roncero (Rodrigo, ex Puma) cuando vino: ‘Tienen unos gordos enormes, terribles’. Se ha creado una cierta mística en el seleccionado, de no entregarse hasta el final. Podes ganar o perder, pero la mística está. Y por suerte se transmite a los chicos que vienen de abajo. Dejan todo en la cancha. –Esta actuación también sirve para sumar puntos con la UAR… –Te miran de otra manera. Seguramente en el próximo partido vamos a estar en las máquinas de análisis de video. Ya pasa a ser una instancia muy superadora y si uno se pone a analizar, hoy la Unión del Alto Valle está ubicada sexta y con apenas 1.406 jugadores. El quinto, que hoy sería Córdoba, tiene 6.000. En la UAR saben que hemos crecido y por eso nos consideran, pero tenemos que seguir con el crecimiento. –¿Cuál es el camino para captar más jugadores? –Uno es la capacitación a entrenadores. A la Unión la nombraron como centro de formación UAR, que funcionará en Marabunta. Va a dictar 32 capacitaciones para entrenadores y ellos a su vez bajarán los conocimientos a los clubes. A partir de ahí, trataremos de seguir con el incremento de jugadores. –¿Y para los más grandes? –El año que viene estamos tratando de incorporar una M23, para tratar de recuperar un grupo de jugadores que van de los 19 a los 23 años, que muchas veces se quedan al margen de los primeros equipos, no quiere jugar en intermedia o sus compañeros se fueron de la zona. Cada club tiene un listado de esos jugadores y van a salir a buscarlos, casa por casa. –¿Esa búsqueda también incluye a jugadores en el interior de las provincias? –Seguro. Estamos convencidos de que la región brinda a todos los chicos una altísima gama de posibilidades de estudio. Tenemos que tratar de que los chicos no se vayan, que se queden a estudiar, y a la vez hay que lograr que los de afuera vengan a jugar al Valle. –En el medio, sigue el Plar… –Por supuesto, con Negro Alfredo Robles a la cabeza y Chupete (José) Franco en la parte técnica. El año que viene el plan se lleva el 60 % del presupuesto de la Unión. Estamos haciendo los números y hablando con los sponsors, porque va a ser un trabajo a full, con actividades durante cinco días a la semana. –¿Se viene la nueva sede de la Unión? –Estamos trabajando para conseguir el financiamiento que nos permita encarar la obra del nuevo edificio de la Unión. Lo necesitamos con urgencia. El lugar elegido es la Ciudad Deportiva y ya tenemos los planos terminados. Son 360 metros cubiertos, donde estaría toda la estructura de la Unión.


Comentarios


“La mística está y se transmite”