La mudanza del fútbol revoluciona a Cipolletti

La gente no habla de otra cosa y hasta aparecieron pintadas. Hay quienes dicen que el traslado sería casi un hecho.

CIPOLLETTI (AC).- Que se va, que se queda. Que juega en Cipolletti o que juega en Neuquén. Esta es la cuestión que tiene preocupado al hincha albinegro por estas horas y que revolucionó el mundillo del fútbol local. Desde definiciones oficiales a algunas pintadas. Por allí pasa todo lo que tiene que ver con la movida que generó esta situación del fútbol de Cipolletti y la atracción de irse a jugar en Neuquén.

Por estas horas, los dirigentes navegan en la incertidumbre. Esperan lo que se defina desde Neuquén o, en todo caso, la nueva propuesta de el gobierno de Río Negro.

De todos modos las urgencias presupuestarias no saben de tiempo, por lo que nadie ignora que en las próximas horas van a sucederse decisiones que podrían acarrear derivaciones insospechadas en caso de no encontrar eco al pedido de auxilio. De uno u otro lado.

La cuestión no admite otra lectura que la económica y el apoyo que podría recibir el club desde la provincia neuquina como elemento principal de evaluación.

En el medio, hay voces que se levantan en todos los sentidos, abriendo un debate como pocas veces se observó, e instalando el tema entre los principales asuntos que se manejan en esta ciudad por estas horas.

"Si ustedes se bancan el costo, yo no tengo problemas en apoyarlos porque además me interesa", remarcó desde el otro lado del puente el gobernador Jorge Sobisch, a modo de definición de pensamiento.

En Cipolletti, el intendente Julio Arriaga haciendo gala de su habitual sentido práctico, interpretó que "hay que ver las condiciones del acuerdo, pero si con esto se salva al club, no hace falta pensarlo mucho". (Ver aparte).

Pero por otra parte, lo que hasta el domingo parecía imposible, ahora tiende a modificarse. El ministro de Desarrollo Social y Salud Pública de Río Negro, Daniel Sartor, envió su mensaje: "El gobierno está dispuesto a apoyar a Cipolletti porque no puede permitir que el club de mayor prestigio de la provincia pase por este momento. Lo que ocurre es que le habíamos pedido algunas carpetas y no llegaron". (Ver aparte).

Consultado sobre el monto que podría aportar la provincia, el funcionario dijo que "no serán los 20.000 pesos mensuales que nos pidieron, pero haremos los esfuerzos necesarios para conseguir los recursos".

El domingo pasado, el gobernador Pablo Verani había negado cualquier posibilidad de auxilio a áreas que no sean las prioritarias, al sostener que "la provincia no está en condiciones de poner dinero para Cipolletti ni para cualquier otro club".

Algún sector de la comunidad también se pronunció en este caso mediante pintadas en las paredes del estadio. Sobre la misma puerta de acceso, uno de ellos reza irónicamente "Club Neuquén". En las paredes se dice que "La dignidad de Cipolletti no se negocia". Y, en una especie de firma, "Los cipoleños".

Uno de los dirigentes también razonó sobre el tema. "Cuando se tiró la idea lo primero que me salió fue decir que no. Pero luego, pensándolo fríamente, fui cambiando de opinión porque en realidad es la única salida, la única forma de poder salvar al club".

En la dirigencia, en tanto, se espera con ansiedad lo que desde Neuquén se pueda definir. Un dirigente, que pidió reserva de su nombre, anticipó que "en un noventa por ciento, la decisión de jugar en Neuquén ya está tomada. Sólo resta que nos den la señal".

En definitiva, se trata de un tema que irrumpió con mucha fuerza en la comunidad y con dos lecturas.

La realidad económica de la ciudad no le permite a ninguna empresa u organismo local apoyar al club, mientras que desde otro lugar aparece la probable solución que aunque, para muchos se sugiera como dolorosa, evitaría que la institución se vaya definitivamente a la quiebra.

Todo un dilema, sin dudas.

Parece abrirse un compás de espera

CIPOLLETTI (AC).- Recién cerca de fin de semana se conocería la definición sobre si desde la provincia del Neuquén habrá apoyo para el club Cipolletti. Esto ocurrirá al regreso del gobernador Jorge Sobisch quien se encuentra en Buenos Aires.

Esta novedad la comunicó el presidente albinegro Horacio Freiberg, quien además afirmó que "una vez que lleguen las autoridades a su asiento natural será cuestión de tomar una decisión inmediata por si o por no porque ya conocen nuestra situación y pretensiones de acuerdo a la carpeta que elevamos".

Freiberg volvió a la carga sobre la situación de la institución y la necesidad de apoyo. "Está claro que no es lo ideal tener que ir a jugar a una cancha de Neuquén, pero la compleja situación del club nos indica que de la forma en que venimos sin ningún tipo de apoyo, no podríamos seguir funcionando por mucho tiempo más".

El dirigente también explicó que "con autoridades de la provincia de Río Negro hemos mantenido algunas conversaciones pero nunca se concretó nada. Si ellos quieren que les enviemos una carpeta lo haremos, será similar a la que mandamos a Neuquén".

Sin embargo, Freiberg recordó que "hace más de un mes hicimos llegar notas explicando la situación y pidiendo apoyo a Lotería de Río Negro y todavía no hemos tenido respuesta. Lo que no sabemos es si el ministro está al tanto de estos hechos".

Ahora enviarán una nueva propuesta.

"Por si alguien tiene dudas entre los simpatizantes, les pido que miren con detenimiento los carteles de publicidad que existen en la cancha y verán que cada vez son menos y además, varios de ellos son por canje. No es un capricho nuestro; es una realidad", explicó el "pope".

La versión de que el acuerdo con Neuquén está cerrado en un noventa por ciento no cede y se coincide en que todo se resolverá al regreso del gobernador Sobisch a su provincia.

En tanto, en el plantel también existe algún malestar teniendo en cuenta la incertidumbre que por estas horas reina. En este sentido, la dirigencia mantuvo algunas reuniones con los jugadores y anticiparon que se podría complicar en caso de no producirse el apoyo deseado.


Comentarios


La mudanza del fútbol revoluciona a Cipolletti