La música de Piazzolla desplegó su embrujo

Una noche a todo tango en la XIII Semana Musical Llao Llao en Bariloche.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- La noche de Tango con el increíble Quinteto de la Fundación Piazzolla fue una de las más concurridas y ovacionadas de la XIII Semana Musical Llao Llao, confirmando el embrujo que ejerce la obra del genial Astor.

De riguroso negro Germán Martínez (guitarra), Hernán Posetti (piano), Sergio Rivas (contrabajo), Sebastián Prusak (violín) y el sorprendente bandoneonista Horacio Romo acometieron con maestría la difícil tarea interpretar la música y el espíritu de este magnifico creador argentino.

El Quinteto dejó en claro sobre el escenario cada uno de los matices de su obra: el ímpetu, la complejidad descriptiva, la sensualidad, la sutileza y, por sobre todas las cosas, la belleza de los tangos de Astor. Y también destacó los rastros de la sólida formación clásica del compositor y los rasgos del jazz que se colaron en su música en una fiel ejecución de sus arreglos originales.

La del viernes fue una velada maravillosa, con tiempo para recordar los años difíciles de Piazzolla, la estéril polémica sobre su obra -definitivamente enterrada- su amor por la música y por Amelita Baltar, la mujer que lo acompañó y cantó sus tangos "como nadie".

Evocaciones que trajo a la sala Magdalena Ruiz Guiñazú, la cuarta y última presentadora de esta temporada, quien relató las vivencias compartidas la pareja.

Un auditorio repleto, con visitantes del Brasil, Ecuador, Panamá, Venezuela, Estados Unidos, distintas ciudades del país y muchos oyentes de Bariloche, recibió con efusividad la propuesta y se dejó embrujar por la indiscutible genialidad de Piazzolla y el desempeño superlativo del Quinteto.

En el inicio del concierto los jóvenes músicos sorprendieron al público con un "Verano Porteño" en todo su esplendor y provocaron la primera ovación de la noche. Con pianos sonoros y definidos; fortes intensos, demoledores, y el equilibrio preciso entre instrumentos el quinteto, por momentos, sonó como una orquesta.

La magia continuó transitando íconos como "La muerte del Angel", "Libertango", "Milonga loca", "El calambre" y despertando cada una de las emociones contenidas en esos tangos maravillosos.

Pero el éxtasis llegó con la fantástica interpretación de "Adiós Nonino", impactante desde el solo de piano de Posetti hasta el último acorde con que respondieron los restantes instrumentistas. El público agradeció de pie con otra ovación interminable y demandó más de un bis aquietar los aplausos.

El Quinteto de la Fundación Piazzolla guarda las mismas características de la agrupación creada por Astor en 1955: "son músicos jóvenes, muy buenos y muy audaces". Casi todos tienen formación clásica y comparten gustos musicales -además de Piazzolla- como el jazz de Miles Davis y Stan Getz o el tango en general. Y en la velada del viernes pusieron de relieve su rasgo distintivo: "la entrega" en cada presentación que los lleva a "dejar todo sobre el escenario".

Además de la aprobación del público la noche prodigó otros elogios para el ciclo de conciertos de parte de la prestigiosa presentadora. "Si pensamos lo que hemos pasado en los últimos trece años en la Argentina, que Semana Musical siga su camino de éxito merece un reconocimiento especial" destacó Magdalena.


Comentarios


La música de Piazzolla desplegó su embrujo