La NASA, a Marte dentro de 20 años



“O quizás antes”, dijo un hombre de la agencia.

Washington (EFE).- Una nave tripulada viajará a Marte en los próximos veinte años, o quizás antes, y después se alcanzarán otros planetas, dijo el administrador de la NASA, Daniel Goldin, al conmemorar los 40 años del primer vuelo espacial de EE. UU.

Goldin, que ha impulsado en la agencia estadounidense los programas de bajo costo y rápida ejecución, afirmó que “hemos estado constreñidos a la Tierra durante mucho tiempo” y ya es hora de expandir nuestra civilización hacia otros mundos.

La NASA, junto con la Universidad George Washington de la capital estadounidense, celebró el lunes pasado el 40 aniversario del vuelo suborbital de Alan Shepard.

El 5 de mayo de 1961, Shepard realizó un vuelo de quince minutos fuera del alcance de la gravedad de la Tierra, lo que abrió la carrera al espacio de EEUU.

El éxito de la misión de Shepard contribuyó a recuperar en parte el orgullo maltrecho de EEUU, que había visto un mes antes cómo Rusia se adelantaba en los viajes al espacio con la gesta protagonizada por Yuri Gagarin, el 12 de abril de 1961.

Para conmemorar el viaje de Shepard, numerosos astronautas e ingenieros espaciales han recordado en Washington los años iniciales de la agencia espacial con los programas Mercury, Gemini y Apolo, y los más recientes del transbordador espacial.

La NASA no posee planes específicos para viajar a Marte, aunque sí que están programadas misiones en 2007 para recoger muestras de su suelo y traerlas hasta la Tierra.

“En menos de 20 años estaremos escribiendo historia otra vez”, dijo Daniel Goldin ante varios cientos de personas que acudieron a la Universidad George Washington para asistir a los actos conmemorativos del homenaje a Shepard.

La conmemoración del primer vuelo espacial estadounidense, coincide prácticamente con el regreso a la Tierra de Dennis Tito, el primer turista espacial cuyo viaje ha supuesto un hito para muchos y una nueva ocasión de que Rusia se adelante a EEUU en aspectos relacionados con el espacio.

Gooldin no mencionó a Tito, pero días atrás, en una comparecencia en una comisión del Congreso, expresó sus críticas por este viaje, que “ha introducido -dijo- una gran tensión” entre los astronautas de la Estación Alfa.

La Estación Espacial Internacional (ISS) es la joya de los proyectos espaciales actuales, tanto para EEUU como para Rusia.

Aunque agrupa los esfuerzos de 16 países y un coste de unos 100.000 millones de dólares, EEUU y Rusia han volcado en esta estación buen parte de sus esperanzas de desarrollar la ciencia en el espacio.

Mary Ellen Weber, una de las primeras mujeres astronautas que participó en un programa científico del transbordador, destacó las enormes posibilidades para la investigación de este recinto orbital, que evoluciona ajeno a la gravedad de la Tierra.

La ausencia de gravedad, según Weber, es la clave fundamental para realizar muchos experimentos, como los realizados en 1995 en el denominado “biorreactor”.

“Fue una increíble experiencia trabajar en el crecimiento de tejidos humanos, fuera del cuerpo humano. Ver tejidos como los del cáncer de colon creciendo delante de tus ojos, dentro de un dispositivo que puede ayudar a salvar cientos de miles de vidas”, dijo la astronauta.

El primero de los EE. UU.

La NASA conmemoró el 40 aniversario del primer vuelo espacial estadounidense tripulado, realizado el 5 de mayo de 1961 por el fallecido astronauta Alan Shepard.

A Shepard, quien murió en 1998, se le otorgó la Medalla de Distinción de la NASA en una ceremonia efectuada en la Casa Blanca.

“Inculquémonos en nuestros cerebros que esta civilización no está condenada a vivir en un solo planeta”, agregó Goldin. Goldin detalló los planes de la NASA de lanzar una nave espacial a Marte en 2007 para recoger muestras del suelo marciano y regresar a La Tierra entre el 2009 y el 2011.

Durante una reunión en marzo, Ed Weiler, jefe de la oficina de Ciencia Espacial de la NASA, indicó que se realizarían varias misiones espaciales sin tripulación a Marte para determinar la presencia de radiación y agua, factores que determinarán si los seres humanos podrían vivir en Marte.

Goldin dijo que los que viajan al espacio, como Shepard, eran de “una especie diferente”.

“Alan Shepard y todos los astronautas que viajan al cosmos no deben considerarse simplemente como pasajeros o visitantes del espacio”, comentó Goldin.

“Ellos marcan un camino que después será recorrido por muchos otros, tras asegurarse de que no es peligroso”, enfatizó. (Reuters)


Comentarios


La NASA, a Marte dentro de 20 años